Los empresarios sevillanos José Antonio y Enrique Maqueda inauguran Drunch, un establecimiento donde degustar desde una pizza hasta ramen, comida mexicana o carne asada durante la amplia franja horaria nocturna que va desde las nueve de la noche hasta las tres de la madrugada.

 

Cuando gran parte del común de los mortales ha llegado a comprender que un brunch no es otra cosa que un contundente desayuno tardío, algo así como la clásica y ya casi desaparecida «merienda- cena» pero trasladada a la franja matinal, los empresarios sevillanos José Antonio y Enrique Maqueda vuelven a quebrar la cabeza del respetable con la inauguración de su propio concepto de Drunch. Un término con el que han bautizado a su nuevo establecimiento que alberga una variada oferta gastronómica para consumir hasta altas horas de la noche. Con nocturnidad y alevosía.

Carne de vacuno, uno de los pilares gastronómicos de Drunch. Foto cedida por el establecimiento.

Carne de vacuno, uno de los pilares gastronómicos de Drunch. Foto cedida por el establecimiento.

Y es que en Drunch tan sólo se sirven cenas. Y se dilatan hasta la madrugada. En la amplia franja horaria de nueve de la noche a tres de la mañana elaboraciones tan dispares como pizzas, ramen, woks de verduras, hamburguesas o carne de ternera asada se depositan en las distintas mesas de los más de 300 metros de este nuevo y recién inaugurado local que ha abierto sus puertas el 19 de junio en Sevilla. «Queríamos montar un establecimiento diferente donde los clientes puedan cenar casi cualquier cosa que les apetezca sin importar la hora», explica José Antonio Maqueda. Tanto él como su hermano Enrique cuentan con una dilatada experiencia en el sector de la coctelería y los locales de ocio nocturno de la ciudad. «Con Drunch damos respuesta a la demanda de muchos sevillanos que, por cualquier motivo, vuelven tarde a casa y no saben donde parar a comer algo de calidad».

Las pizzas forman parte de la llamada "comida callejera" por los hermanos Maqueda. Foto cedida por el establecimiento.

Las pizzas forman parte de la llamada «comida callejera» de los hermanos Maqueda. Foto cedida por el establecimiento.

Los hermanos Maqueda dividen su oferta gastronómica en dos grandes pilares: la comida callejera y las carnes ibéricas y de vacuno que preparan en un horno de convención. La maridan con una bodega que cuenta con vinos generosos, albariños, tintos, Riojas, Ribera junto a otros tantos de procedencia andaluza. «Y para que nuestras cenas sean mucho más divertidas, las amenizamos con música. El local de Drunch cuenta con las condiciones acústicas y los equipos necesarios para preparar cenas musicales muy agradables», añaden.

A partir de septiembre, los hermanos Maqueda estudiarán la posibilidad de servir también meriendas, haciendo honor así al verdadero significado de Drunch (combinación de las palabras inglesas dinner: cena y lunch: almuerzo).

Más sobre Drunch, aquí.