El municipio incorpora a su oferta turística una recreación virtual de los molinos panaderos. Mediante gafas de visión 3D se podrá visitar el antiguo Molino de la Mina pese a que se encuentra bajo el teatro Gutiérrez de Alba, y también viajar al pasado para visionar cómo funcionaba el Molino del Algarrobo.

 

El hecho de que el molino de la Mina esté bajo el suelo ha dejado de ser un problema para visitarlo. Alcalá de Guadaíra ofrece a partir de ahora viajes al pasado para comprobar cómo funcionaba el Molino del Algarrobo en la cuenca del Guadaíra, y da la posibilidad de acceder bajo el teatro Gutiérrez de Alba al interior del antiguo Molino de la Mina. Todo ello, gracias a MAG360º, una aplicación de recreación virtual que se incorpora a la oferta turística local y que utiliza gafas de visión 3D.

Así, los visitantes podrán comprobar cómo se molía el trigo y se fabricaba el pan artesano en la antigüedad en dos de los molinos más representativos de la industria panadera, el del Algarrobo y el de la Mina. La dificultad añadida en este último caso es que se encuentra en el subsuelo de la calle Nuestra Señora del Águila, calle la Mina, justo bajo el teatro Gutiérrez de Alba, de ahí que sea uno de los grandes desconocidos para alcalareños y visitantes.

La recreación 3D y 360° permite al visitante experimentar en un entorno inmersivo con una gran sensación de percepción real. La aplicación se instala en unas gafas de realidad virtual ALLinONE, de modo que cuando el usuario se las coloca tiene acceso a un menú de inicio donde puede optar entre los productos ‘Visita virtual del Molino del Algarrobo’, ‘Visita virtual del Molino de la Mina’, ‘Vídeo 360o sobre la Alcalá Panadera’ y ‘Galería de imágenes 360o’

De forma inmediata, las recreaciones se introducen en las visitas guiadas del programa ‘Descubre Alcalá de los panaderos’ que se están realizando en la Harinera desde noviembre del año pasado hasta mayo de este año, y concretamente en las visita ‘Del molino a la Harinera’. El Ayuntamiento cuenta con un total de 14 gafas de realidad virtual que permitirá atender tanto visitas individuales como de carácter grupal.

Sustentado en varias aplicaciones, este producto de recreación virtual de la industria panadera aporta una mejora añadida a las visitas guiadas al patrimonio, gracias a la posibilidad que ofrece esta tecnología para recrear escenarios que ya no están en funcionamiento en la actualidad. Dichas recreaciones están sustentadas en la arquitectura real de los molinos del Algarrobo y de la Mina. Derivado de la creatividad de esta aplicación el Ayuntamiento ofrecerá una recreación en planta del Molino del Algarrobo que se puede incorporar a las webs municipales permitiendo una navegación a través del antiguo molino por parte del usuario.

La iniciativa pretende añadir valor a la oferta turística y reforzar la labor divulgativa de la tradición panadera alcalareña entre los alumnos de colegios e institutos. Además, se suma a la recuperación y puesta en valor de la Harinera del Guadaíra como centro de referencia para la interpretación de la tradición panadera de Alcalá. La presentación de este nuevo sistema ha contado con la presencia del último molinero, Juan Guillén Sánchez, y la alcaldesa Ana Isabel Jiménez.

Los molinos

El Molino del Algarrobo pertenece al grupo de “molinos de río”, dentro de la ribera urbana del Guadaíra. Tecnológicamente es un molino de rodezno, en el que el agua represada mediante un azud converge en los “cubos”, pasos estrechos en cuyo interior se situaban los rodeznos, ruedas hidráulicas que movían las piedras encargadas de moler el grano. La parte más antigua del molino del Algarrobo es la torre, fechada en el siglo XIV por su tipología constructiva, similar a otras torres de las inmediaciones. Ya durante la Edad Moderna se construyeron las salas de molienda, que sustituyen a las originales bajomedievales, arruinadas probablemente tras alguna crecida del río. Como detalle singular destaca la decoración de incisiones y espigados que todavía puede verse en la fachada oriental de la sala de molienda principal. Por último, el porche responde a la tipología de construcciones del siglo XIX, siendo así uno de los últimos añadidos a este edificio.

El Molino de la Mina debe su nombre a la presencia del acueducto subterráneo que cruzaba la ciudad de Alcalá procedente de San Lucía en dirección a Sevilla. Durante siglos este ‘caño’ abasteció a la capital de agua de calidad, corriendo bajo tierra buena parte de su recorrido y elevándose en construcción sólo en su último tramo, formando el famoso acueducto de los ‘caños de Carmona’, así conocido porque entraba a Sevilla por la puerta del mismo nombre. La acción erosiva de varios manantiales naturales crearon una gruta subterránea, en la que a finales de la Edad Media (s.XV) se instala el Molino de La Mina, que usaba el acueducto como desagüe natural. Es un molino ‘de cubo’, en el que la caída de agua desde una atarjea produce la fuerza que movía sus dos piedras. El edificio estuvo en uso hasta comienzos del SXX, cuando se clausura, y poco después se construye sobre él el teatro Gutiérrez de Alba.