Los miércoles de julio y agosto se celebrará la experiencia gastronómica ‘Una noche en la Perdida. Charolesa y Naturaleza’ consistente en un menú cerrado en la finca a campo abierto en la que se crían sus vacas de raza charolesa.

 

Se trataba de una idea que rondaba desde hacía meses la cabeza Sergio Martin, propietario del Asador La Perdida de Alcalá de Guadaíra. Con la llegada del mes de julio se ha convertido en una realidad. La Perdida oferta para todos los miércoles de los meses de julio y agosto la experiencia gastronómica ‘Una noche en La Perdida. Charolesa y Naturaleza’ consistente en la degustación de un menú cerrado en la misma finca a campo abierto en la que se crían y pastan sus exclusivas vacas de raza charolesa.

El conjunto de platos que componen esta experiencia a pie de vaca ha sido diseñado por el chef del restaurante alcalareño, Gonzalo Mancera, y lo componen un poke bowl de vaca madurada, tataki de atún de Barbate, huevo campero trufado y  un lomo de vaca charolesa a la brasa de 120 días de maduración acompañado de patatas, mojo verde y mojo verde. Culmina la cena un canutillo de pestiño como postre.

La experiencia gastronómica incluye dos bebidas de aperitivo y botella de vino a la elegir entre la selección de La Perdida por cada dos personas. Las cenas Charolesa y Naturaleza tienen un precio único de 45 euros por persona y no admiten más de treinta comensales.

Sergio Martin y su equipo  ofrecen más información al respecto en el teléfono 954 73 93 42 o bien a través del correo reservas@asadorlaperdida.com.

Más sobre ‘Una noche en La Perdida. Charolesa y Naturaleza’.

Más sobre el Asador la Perdida, aquí.