¿En qué conventos sevillanos se pueden comprar torrijas? ¿Se pueden encargar por internet?

 

La Cuaresma es un periodo de recogimiento y reflexión para los cristianos. Y, como efecto secundario de la limitación del consumo de carne, es también un periodo muy dulce en el que proliferan recetas que son propias de esta época. Lo podrán comprobar en primera persona los que participen en la original iniciativa puesta en marcha esta misma semana y que permite merendar en un convento, es decir, hacer una visita cultural y religiosa a uno de estos espacios dedicados a la vida consagrada. Los que no puedan ir no tienen porqué quedarse sin probar algunas de estas exquisiteces. Explicamos cómo.

La Cuaresma y el torno

La entidad que organiza la muestra de dulces de conventos que se organiza cada año en Navidad ha dado a conocer la lista de conventos que venden torrijas y pestiños durante la Cuaresma y la Semana Santa. Son las siguientes: En Sevilla son San Leandro (agustinas), Santa Ana (carmelitas), San Clemente (cistercienses), Madre de Dios (dominicas), Santa Madre de Jesús y Santa Inés (ambas clarisas) y Santa Paula (jerónimas). En Osuna, Purísima Concepción (franciscanas) y La Encarnación (mercedarias descalzas). En Bormujos, Santa María La Real (dominicas); en Alcalá de Guadaíra, Santa Clara de Alcalá (clarisas); en Carmona, Santa Clara de Carmona (clarisas); en Estepa, Santa Clara de Estepa (clarisas); en Marchena, Santa María de Marchena (clarisas) y San Andrés (mercedarias descalzas); en Morón, Santa Clara de Morón (clarisas) y Santa María de la Asunción (jerónimas), y en Constantina, Nuestra Señora de los Ángeles (jerónimas).

Vía internet. Los dulces de las monjas también se pueden comprar a través de internet, y además durante todo el año. Desde 2015 funciona el proyecto de la emprendedora Elisenda García y su página web donde se pueden encontrar dulces de varios conventos sevillanos (el enlace, aquí). La foto que ilustra esta información es, de hecho, de esa página. Además, hace un par de años las clarisas de Marchenas crearon su propio portal online, donde también se pueden consultar recetas y que puedes ver en este enlace.

Otra vez el torno, pero todo el año. No todos los dulces que elaboran las monjas son propios de la Cuaresma. Hay variedad, y conviene saber a qué tornos hay que dirigirse para adquirirlos. Para eso han editado una guía los voluntarios que colaboran para la difusión de estos productos y la labor de los conventos. La reproducimos aquí tal y como la tienen en sus redes sociales:

portada pagina1 pagina2 pagina3 pagina4 pagina 5

Pincha aquí para suscribirte a Cosasdecome Sevilla