Dos establecimientos entran a formar parte de la Ruta Española del Buen pan y el maestro Domi Vélez, del Club Richemont España.

 

Ochenta establecimientos de toda España acaban de entrar a formar parte de la Ruta Española del Buen Pan y han recibido la estrella que los distingue como los ochenta mejores artesanos del país. Entre ellos hay dos sevillanos, el Obrador Cordón de Fuentes de Andalucía y la Panadería García Martín de Carmona (en Ronda León de San Francisco). No es la única alegría para los panaderos de la provincia: Domi Vélez de Lebrija, uno de los impulsores de Panespan, acaba de ingresar en el Club Richemont.

La Ruta

La ruta está organizada por la plataforma Panatics, y se trata de una iniciativa que pretende seleccionar a los mejores panaderos mediante catas. El proceso, según explica otro de los seleccionados andaluces Francisco Ruíz de Artesa de Arcos (Cádiz), empezó hace meses, cuando los participantes presentaron un pan según las características establecidas por el concurso. De la cata a ciegas surgió una selección de panaderos, aunque no les dijeron nada. Durante este año, el jurado de los premios ha observado cómo actuaban en redes sociales, y han visitado todos los establecimientos sin identificarse, hablado con el personal y comprado alguno de los panes para evaluar la experiencia. En plan inspector de la Guía Michelin.

Tras todo este proceso, en octubre las estrellas que identifican a los 80 mejores panaderos han ido llegando a los establecimientos, y la relación completa se ha dado a conocer el 22 de octubre en Barcelona, en la primera edición de la Barcelona Kapital Pa.

En el proceso podían participar los panaderos que tuvieran una panadería con obrador propio y un panadero artesano al frente. Se han realizado seis semifinales; cada panadero podía presentarse a una sóla a su elección, y en cada una se pedía un pan diferente. Por ejemplo, para la única celebrada en Andalucía, en Motril, se pedían dos hogazas de kilo sin cortar. La cata valoró aspectos como el aspecto exterior e interior del pan, su aroma, sabor y textura en boca.

En la posterior  visita anónima a la panadería, se valora la presentación del pan y la atención al público.

El club

Club Richemont España es asociación democrática que reúne a expertos del mundo de la panadería, pastelería y confitería. Para entrar, entre otras cosas, son necesarios dos avales de dos miembros con tres o más años de antigüedad ininterrumpida en el mismo y que estén al corriente en el pago de sus cuotas. Domi Vélez, del Horno de Vélez de Lebrija, es ahora uno de sus miembros. Él mismo lo anunciaba así: “hoy me he llevado la mejor noticia desde que soy profesional de la panadería. Tengo el honor de pertenecer al club más prestigioso del mundo del pan, el Club Richemont. Llevo muchísimos años en esta profesión a pesar de que me considero joven y para mi esto es un sueño alcanzado”. Sólo una veintena de profesionales pertenecen a este club en todo el país.

Domi Vélez es uno de los fundadores de la organización Panespan junto a Alejandro Sanchez (Almería), Antonio Fernandez (Córdoba) y David Ruano (Córdoba), una entidad en defensa del pan artesano saludable y de calidad (más información en su página web)