La emprendedora sevillana Bárbara Carrasco, ‘Alquimista Vegana’, logra un queso vegano de sabor y textura casi idénticos a los del manjar lácteo gracias a su estudiado proceso de fermentación. Su nombre: Veso.

No es queso. Al menos, no en el sentido estricto de la palabra, o tal y como lo define la RAE en sus acepciones. Veso no contiene ni un ápice de leche o sus derivados. Pero, eso sí, mantiene un sabor y textura casi idéntico al del manjar lácteo, aunque libre de grasas. Veso es un “queso vegano de última generación”. Así lo define su creadora, la emprendedora Bárbara Carrasco que, bajo la marca ‘Alquimista Vegana’, elabora desde hace un año en su obrador en el barrio sevillano de San Pablo este innovador producto.

“Me parece maravilloso crear alimentos con base vegetal que puedan estar tan ricos como los que no lo son. Esa es mi magia o alquimia”, explica una entusiasta Bárbara, vegana desde la adolescencia y firme defensora de los derechos de los animales, quien se decidió a investigar “cómo preparar un queso distinto para veganos, consultando con maestros queseros tradicionales para aprender sobre el proceso de fermentación”.

Bárbara Carrasco junto a sus vesos. Foto cedida por Alquimista Vegana.

Bárbara Carrasco junto a sus vesos. Foto cedida por Alquimista Vegana.

Y es que ahí se encuentra, para Bárbara, el quid de la cuestión. Según esta alquimista vegana, los quesos veganos pioneros o de primera generación se realizaban con una base de patatas, aceite de coco y saborizante artificial y su sabor dejaba mucho que desear. “Ahora se sigue el mismo procedimiento de fermentación que con los lácteos y se obtienen mejores resultados”, aclara.

Para la producción de sus vesos, la alquimista vegana fermenta frutos secos a los que añade saborizantes naturales como miso, levadura, limón y ajo. “Todo se hace con productos de calidad y en un proceso laborioso porque elaborar un lote de unos 140 quesos puede llevarme casi un mes”.

Vesos brie y de untar. Foto cedida por Alquimista Vegana.

Vesos brie y de untar. Foto cedida por Alquimista Vegana.

Un esfuerzo ímprobo que Bárbara asume con la colaboración puntual de su madre y la satisfacción de lo que considera “un trabajo bien hecho”. “Me siento algo desbordada pero animada por la aceptación de mis vesos. La gente está cambiando su mentalidad y avanzan hacia una alimentación más sana. Y yo estoy poniendo mi granito de arena para ello”.

Tres son en la actualidad las variedades de vesos que se encuentran en el mercado: brie, cabra y untar. Los dos primeros se comercializan en formato de 200 gramos a 11,85 y 12 euros, respectivamente, mientras que el queso de untar lo hace en un tarro de 180 gramos a un precio recomendado de 6,70 euros. Pero la inquietud creadora de la alquimista vegana no cesa y promete nuevas variedades en breve. “Esta Navidad hemos lanzado dos semicurados de manera puntual y pronto habrá más novedades”, añade, sin ocultar su ilusión.

Veso de cabra. Foto cedida por Alquimista Vegana.

Veso de cabra. Foto cedida por Alquimista Vegana.

No es para menos. En poco más de un año de vida, los vesos de Bárbara ya pueden adquirirse en distintos puntos de comida vegana no solo de Sevilla, si no también de Barcelona, Bilbao, Alicante, Murcia, Cádiz, Granada o Madrid, de donde esta emprendedora recibe numerosos encargos. Incluso comentan a la alquimista de los quesos sin leche que sus vesitos, como Bárbara los llama cariñosamente, encandilan también a no veganos que hasta se atreven a dudar de su procedencia. “Hay personas ajenas al veganismo a las que les gusta tanto que los comen pero no llegan a creerse que no tienen ningún producto de origen animal entre sus ingredientes”.

A estos, que no os la queden con queso. Lo que la alquimista vegana elabora son vesos. Y, como ella misma afirma, “a mucha honra”.

Los productos de ‘Alquimista Vegana’ se adquieren en las tiendas de Sevilla como Red Verde, Veganeat y Nueva Era o en el portal de internet Veggie-room. Puede obtener más información sobre los vesos en el teléfono 637 99 24 39 o en el obrador de Bárbara Carrasco, sito en el local 8 de la calle Fragua de Vulcano, en Sevilla.