Junto a su marido, Manolo Mayo, creó el famoso establecimiento en 1963 y estuvo al frente de sus fogones hasta los años ochenta.

 

Su carne con tomate, sopa de picadillo y demás guisos encandilaron a los clientes del restaurante palaciego Manolo Mayo durante más de tres décadas. Emilia Cabrera, quien fundara en 1963 el emblemático establecimiento junto a su esposo, fallecía el día 28 de julio a los noventa y seis años de edad. Oriunda de Villamartín (Cádiz), Cabrera acompañó a su marido en sus aventuras empresariales en Lebrija y la sierra gaditana hasta que el matrimonio dio vida en Los Palacios y Villafranca a su propio negocio.

Aprovechando la presencia de la nacional N-IV, que por aquel entonces pasaba por la localidad, fundaron el restaurante Manolo Mayo, esa venta de carretera donde Cabrera estuvo a cargo de la cocina hasta que en 1985 fecha en que el negocio pasó a manos de sus hijos, Curro y Fernando Mayo, y sus esposas.

La familia Mayo Cabrera ha agradecido a través de las redes sociales del establecimiento » las innumerables muestras de cariño recibidas» tras el fallecimiento de la cofundadora del establecimiento palaciego.

Más sobre el restaurante Manolo Mayo, aquí.