El conocido escritor Julio Muñoz, alias Rancio Sevillano, forma parte de este proyecto que destinará parte de sus beneficios iniciales a la construcción de una estatua en homenaje al cantaor El Pali

 

En Sevilla la cerveza siempre es la excusa. Ya sea para quedar con unos amigos o para disfrutar de una tarde de sol. O ambas cosas a la vez. En el caso de Rancia, la creación de una cerveza artesanal ha servido de pretexto a un grupo de cinco emprendedores sevillanos para rendir tributo a la ciudad y su idiosincracia junto a algunos de sus personajes más señeros. “Cinco majaras nos pusimos de acuerdo para homenajear a gente muy querida por todos a través de una cerveza que nos haga sentir orgullosos de ser sevillanos”, explica el periodista Ilde Cortés, uno de los promotores del proyecto junto al también periodista y escritor Julio Muñoz, alias Rancio Sevillano, autor de la novela ‘El Asesino de la Regañá’.

“Julio ya había creado un movimiento social de pureza sevillana de mucha intensidad. Rancia bebe de él”, aclara Cortés. Así, entendiendo la cerveza como elemento transmisor de la identidad de la ciudad, estos sevillanos han dado vida a una rubia de alta fermentación, artesanal, sin filtrar ni pausterizar, sin clarificar, sin conservantes. Y que instan a beber “con el dedito hacia arriba”, como lo hacía el cantaor de sevillanas Paco Palacios, alias El Pali, uno de los sevillanos de pro en los que se han inspirado estos emprendedores para crear su cerveza. De hecho, tal y como revela Cortés, es tal el cariño y la vinculación con el concepto de sevillanía que este personaje despierta en los creadores de Rancia que han decidido donar parte de los beneficios iniciales de la venta de su cerveza a la construcción de una estatua al cantaor. “Los 1000 primeros litros serán para ello”

Junto al Pali, Rancia rendirá tributo a otros seis personajes populares de Sevilla aún por desvelar. Todos ellos estarán íntimamente relacionados con la esencia de la ciudad, desde el ámbito cofrade, pasando por el deportivo y el musical.

La cerveza artesanal que bucea en la idiosincracia sevillana aún no tiene fecha cerrada de lanzamiento aunque Cortés ha desvelado que “estará a la venta en los próximos días”. Sí se conoce su logotipo, con letras que emanan del patrimonio visual común de las calles de Sevilla. Rótulos viarios tradicionales y cerámicas policromadas decimonónicas, pero también letreros comerciales setenteros y gráficas festivas, afianzadas por las formas geométricas que componen el lema ‘la cerveza artesana que se bebe con el meñique levantao’.

Aquí la guía de la cerveza artesanal de Sevilla