El chef abrirá una tienda especializada en croquetas en Castilleja de la Cuesta. Ofrecerá croquetas en forma de bola que irán desde las de cordero con menta y miel hasta las del puchero

 

Se llamará «La Croqueta Coqueta» y la idea es que su tienda de croquetas esté abierta el próximo mes de octubre en la calle Blas Infante de Castilleja de la Cuesta.

A José María Tavallo, cocinero, 31 años, formado en la Escuela de Hostelería de Heliopolis de Sevilla, siempre le han apasionado las croquetas. De hecho su primera incursión con ellas la hizo en el año 2015 cuando abrió en el mercado de abastos de Triana La Fábrica de Croquetas. Sin embargo admite que por entonces tenía mucho trabajo en el restaurante donde trabajaba y tuvo que aparcar este proyecto.

Su currículum es de los que llama la atención. Ha estado en sitios que han hecho historia en Sevilla como San Fernando 28 o Gastronium, dos de los sitios que hicieron, cuando estaban abiertos, unas de las cocinas más atrevidas de la ciudad. Luego también ha estado en el grupo La Raza y en Tata Pila, uno de los establecimientos del grupo Ovejas Negras.

El cocinero José María Tavallo. Foto: Cedida por el cocinero

Pero el mundo de las croquetas no lo ha dejado desde entonces. Poco después de cerrar su tienda montó una pequeña fábrica de croquetas en La Algaba pero ahora ha decidido dar un paso más y montará un taller croquetero con más potencial en Castilleja de la Cuesta. Su fábrica ocupa 90 metros cuadrados y su intención es llegar a fabricar diariamente 100 kilos de croquetas para vender en la tienda y también para distribuirlas por restaurantes de la provincia.

Se hacen de forma artesanal. Todas son con forma de bolas, que es el sello de la casa y «son cremosas y con muchos tropezones». puntualiza el cocinero. Se van formando de una en una y a mano, nada de máquinas y la gran novedad de su nuevo proyecto, bautizado con el nombre de «La Croqueta Coqueta» es que incluirá una tienda al público donde se podrán comprar congeladas bandejas de de medio kilo y 1 kilo de croquetas. El precio será de 7,5 euros el medio kilo.

El catálogo croquetero de José María tiene 42 especialidades aunque su idea es que cada día haya disponibles entre 12 y 15 tipos diferentes. «Nuestra idea es hacerlas a diario, aunque las vendamos congeladas».

Se podrán encontrar desde croquetas del puchero con algún toque especial, hasta croquetas de setas y trufas o de morcilla con cebolla. Entre las más llamativas una de pollo confitado, frijoles y jalapeños, que se empana con doritos en vez de con pan rallado.