La firma Esteros del Guadalquivir comienza en Sevilla una original forma de venta de pescados de estero, visitando a los clientes puerta a puerta para ofrecerles pescado fresco de esteros de Trebujena

 

Leo Hedrera lleva una tableta electrónica que le permite explicar a los clientes que son los esteros, lo que se cría en ellos y las ventajas de consumir este pescado que crece, por decirlo de una manera gráfica, en piscinas naturales situadas en la desembocadura de los ríos.

La firma Esteros del Guadalquivir, una empresa con más de 25 años de experiencia en el sector del pescado y cuyos comienzos están ligados a la venta de angulas, ha ideado una forma bastante original de “vender el pescao”. Han recurrido a una fórmula tan clásica como el puerta a puerta. Leo Hedrera, el delegado comercial de la firma en Sevilla, recorre bloques de pisos de la  ciudad y llama a cada puerta para explicar el producto, en este caso las lubinas, que son el pescado por el que han comenzado la labor. Lo que ofrece son lo que se llama lubinas “de ración”, son pescados en torno a los 600 gramos de peso, que son perfectos para comer una persona.

“No llevamos el pescado, porque este lo sacamos de los esteros el mismo día en que se sirve al cliente” explican desde Esteros del Guadalquivir. “Lo que se hace con estas visitas es concertar el pedido. Explicamos al cliente como se crian estos pescados de forma totalmente natural. Se alimentan de lo que encuentran en las propias piscinas naturales, además de lo que le aportamos nosotros. El pescado se cria de forma extensiva para que puedan moverse tranquilamente y ejerciten su musculatura. Lo que producimos es pescado de crianza, pero de calidad”.

También sirven el pescado en piezas más grandes de más de un kilo o incluso de dos, son ejemplares, en estos casos, ya con varios años de vida, para lograr así que alcancen este tamaño. Los ejemplares se sirven envasados al vacío y de la forma en que el cliente los pida. “Se les pueden servir desde enteros y sin esvicerar, si así lo desean, hasta sin escamas y esvicerados, preparados para hacer a la espalda, en filetes o en tajadas ya sea para freir o para guisar”.

El precio de las lubinas en torno a los 600 gramos es de 7,95 euros “y tratamos de dar incluso las máximas facilidades. Ahora tenemos una campaña de promoción y si compran 4 se les regala una”.

El pescado se sirve al cliente en la misma semana en que realiza el pedido  y “hasta ahora estamos teniendo muy buenos resultados. Lo que más nos gusta es que la gente repite porque comprueba la calidad del pescado y la comodidad de que te lo sirvan en casa ya limpio y fresco”.

Esteros del Guadalquivir, cuyos esteros están en Trebujena (Cádiz) sirve pescado de estero tanto a particulares como a locales de hostelería. Señalan que por el momento están visitando casas en la ciudad de Sevilla “pero queremos empezar en otras poblaciones de la provincia en las próximas semanas”. Las personas que quieran concertar una visita pueden solicitarlo en el teléfono 646292441 o en el correo electrónico club@esterosdelguadalquivir.com

Lubina de Esteros del Guadalquivir. Foto: Cedida por Esteros del Guadalquivir

Lubina de Esteros del Guadalquivir. Foto: Cedida por Esteros del Guadalquivir

La firma señala que ha escogido Sevilla para realizar este tipo de venta “porque creemos que puede ser algo novedoso y queremos dar a conocer el pescado de estero directamente al consumidor”. La idea es también aumentar el surtido de especies y ofrecer también doradas, lisas o lenguados “pero por el momento empezamos con la lubina”.

Esteros del Guadalquivir ya puso en marcha también otro original sistema de ventas hace unos meses cuando comenzó a vender sus lubinas a través de internet y con la posibilidad de pedirlas desde toda España (más información aquí).

En este enlace puede visitar la página de Esteros del Guadalquivir donde también ofrecen recetas para hacer con pescado de estero. Verla aquí

¿Qué es el pescado de estero?

Te lo explicamos aquí en diez minutos

Pincha aquí para suscribirte a Cosasdecome Sevilla