Famosa por su amplio surtido de productos para intolerantes, sin gluten, sin huevo, sin leche, sin frutos secos, y sin azúcar, la cafetería ha inaugurado a finales de septiembre segundo local donde cuenta con dos obradores a la vista y oferta también almuerzos salados.

Para Rosa Vergara la vida ‘sin’ puede ser muy divertida. La repostera sevillana considera que no es necesario que una tarta contenga gluten, huevo, leche,  frutos secos o azúcar para alcanzar el culmen de su sabor y excelencia. Puede elaborarse sin ellos y estar igualmente exquisita.  Y a los hechos se remite. Dos años después de la apertura de la cafetería Dulce Trazo en la calle Méndez Núñez donde sus productos aptos para personas con cualquier tipo de intolerancia alimentaria han alcanzado gran fama en toda Sevilla, la empresaria abre segundo local en la calle Alfonso XII. «La aceptación de nuestras tartas fue increíble desde el principio. Las clientes fueron contándome sus necesidades y yo adaptándome a ellas. ¡Y eso que no pretendía enfocar mi negocio a personas con intolerancias!. Pero empecé y no puede dejar de investigar», explica Rosa.

El continuar respondiendo a la demanda de su clientela es lo que ha motivado a esta empresaria sevillana a dar vida a este nuevo establecimiento, de mayor dimensión que el primero y que cuenta con dos obradores a la vista del cliente donde se preparan por separado las elaboraciones para aquellos que son intolerantes y los que no. «Además también cuento con una cocina más grande por lo que puedo preparar también platos salados enfocados a los almuerzos», desvela la propietaria de Dulce Trazo que ha añadido ensaladas a elaborar por el consumir, muffins de verduras y quichés a su oferta. También pretende incluir tapas.  «Al fin y al cabo, el lema de nuestro nuevo proyecto es cocina de sabor, dulce y salado» matiza.

La primera confitería de Dulce Trazo se encuentra en la calle Méndez Núñez. Foto cedida por el establecimiento.

La primera confitería de Dulce Trazo se encuentra en la calle Méndez Núñez. Foto cedida por el establecimiento.

Dentro de las creaciones dulces, además de sus demandadas tartas de queso, Red Velvet, laberinto de chocolate, zanahoria y todas aquellas que surgen de la imaginación incansable de Rosa Vergara, en Dulce Trazo preparan bollería, magdalenas caseras «y cualquier pastel que nos apetezca pero siempre con productos de temporada y de manera artesanal. La idea es llegar a todos los públicos y eliminar los obstáculos para que que nadie se quede sin probar un bocado dulce cuando le apetece».

Para los desayunos, en Dulce Trazo también cuenta con pan artesanal a elegir entre soja, avena, centeno o multicereales y una amplia oferta de cafés. Las tartas, tanto estándars como ‘sin’, de Rosa Vergara también pueden adquirise por encargo.

Más sobre Dulce Trazo, aquí.