El histórico establecimiento de Alcalá de Guadaíra volverá a abrir sus puertas el 19 de julio capitaneado por los hermanos Ismael y José Ramón Sarguero, descendientes de los propietarios de la Venta La Liebre.

 

Tras varios meses de inactividad, la sexagenaria Venta el Junco de Alcalá de Guadaíra regresa a la vida el próximo 19 de julio bajo el nombre de Venta el Junco-Hermanos Sarguero. Son los emprendedores alcalareños Ismael y José Ramón Sarguero, descendientes de los propietarios de la también conocida Venta La Liebre, los que se han puesto al frente de un proyecto de recuperación de este señero establecimiento. Con él pretenden dar, según manifiestan, “un salto de calidad en lo que a gastronomía y servicios respecta” sin dejar de lado la esencia de la venta.

De esta forma, la Venta el Junco seguirá especializada en cocina tradicional aunque serán las carnes las que en esta nueva etapa cobren un especial protagonismo. En este sentido, Ismael Sarguero revela que contarán con distintas piezas de ternera, ibéricos de bellota y algunos productos gourmet “que no se ven por la zona” obtenidos a través del distribuidor Ostreasur. Un amplio escaparate mostrará las piezas cárnicas a degustar por cliente que serán preparadas en unas brasas, en palabras de Ismael Sarguero “como las que nunca antes tuvo este lugar”.

Para los Sarguero la calidad de la oferta gastronómica no se encuentra reñida con los precios ni la variedad. Es por ello que Venta el Junco-Hermanos Sarguero contará con una amplia carta de casi setenta platos para todos los gustos y bolsillos. “Nuestros clientes podrán comer desde un solomillo al whisky hasta uno de buey, y todos estarán a un alto nivel”.

Además de los almuerzos y cenas, Venta El Junco recupera los desayunos, elaborados con pan artesanal de Alcalá de Guadaíra «y acompañados con ibéricos, pringá y un buen surtido de patés y mantecas muy ricas»  De cualquiera de ellos se podrá disfrutar en todas las instalaciones del establecimiento que los hermanos Salguero piensan mantener casi intactas con la salvedad de ambientar la zona de la barra y el salón pequeño con objetos vinculados a la caza y los caballos, mientras que en las paredes de la sala mayor colgarán cuadros de Alcalá de Guadaíra. Los hermanos Sarguero también plantean a corto plazo crear una zona chill out y cerrar la zona de la terraza de forma que también sea aprovechable para el invierno.

Más sobre la Venta El Junco, aquí.