El establecimiento crea una original propuesta por la que este día de la semana tendrá disponible un bocadillo de autor diferente que irá desde uno hecho con costillar ibérico a otro con alitas de gallina utrerana. Utilizarán panes especiales de la panadería de Obando

 

Una vez a la semana el equipo de Besana se plantea un pequeño reto, uno de los miembros tiene que preparar para los demás un bocadillo y esa es la comida del día del personal. La cita se convirtió para ellos en todo un acontecimiento y «nos encata el juego. Un dia nos planteamos que si nosotros disfrutabamos tanto, podriamos compartir este disfrute con nuestros clientes y por eso ha salido esta idea de los miércoles bocatas, defender lo de comer con las manos» resalta Daniel León, jefe de cocina de Besana Tapas.

Así que el pasado miércoles quedaron oficialmente inaugurados «los miércoles del bocata de Besana Tapas». Sirvieron a los clientes un bocadillo de costillar de cerdo ibérico desmenuzado y acompañado de cebollas pochadas y varias salsas entre las que podían elegir los comensales. Todo estaba cuidado, hasta el pan, puesto que el restaurante cuenta también para la puesta en marcha de este proyecto «panaero» con el apoyo de la panadería Obando, los de los famosos picos y que tienen también su sede en Utrera.

Obando no sólo elabora picos sino que también tiene una línea de panadería gourmet e irán elaborando piezas especiales para ocasión. Para este primer bocadillo pusieron un pan tipo chapata.  La pieza se sirve acompañada de patatas tipo feria, también llamadas chips, que hacen también ellos mismos en el establecimiento. El precio de este primer bocadillo fue de 3,90 euros.

León señala que «los ingredientes están muy escogidos. En este caso hemos empleado costillar de cerdo ibérico de la finca El Descansillo de Paradas, que están realizando un gran trabajo en el campo de las carnes».

Pero el bocadillo de la próxima semana, el que ofrecerán el miércoles 21 de agosto también tendrá un relleno ilustre ya que utilizarán gallina utrerana. «La idea es hacer unas alitas de gallina utrerana cocinadas al vacio durante 6 horas y a 63º. Así queda una carne muy jugosa y muy tierna. Una vez hecha la deshilachamos y la acompañaremos con queso Provolonea, rúcula y un poco de cilantro. Todo lo envolveremos en un pan aromatizado con ajo y mantequilla.

El ciclo seguirá durante varios meses y cada miércoles habrá un nuevo bocadillo.

Horarios, localización, teléfono y más datos de Besana Tapas, aquí.

¿Quiere ver recetas de bocadillos de autor? pincha aquí.

Pincha aquí para suscribirte a Cosasdecome Sevilla