El hotel nazareno Mare toma las riendas de su propio restaurante inaugurando en junio un establecimiento que aúna cocina japonesa, tailandesa y vietnamita, con algunos guiños a la procedente de China.

 

Cuenta con uno de los clubs con piscina de agua salada, zona ajardinada y propuestas lúdicas para adultos con más demanda de Sevilla y sus alrededores. Pero el Hotel Mare de Dos Hermanas se ha propuesto diversificar aún más si cabe su oferta de ocio. Y hacerlo bajo un sello de incuestionable calidad. Es por ello que, tras años en manos de empresas externas, el establecimiento se ha hecho con las riendas de su propio restaurante dando vida al que su director de Alimentos, Fernando García Palacios,  define como «el primer asiático de alto nivel de la ciudad». «Inauguramos el día 1. Nuestra cocina es una representación de las cocinas japonesa, tailandesa y vietnamita en una sola carta. En Dos Hermanas no existe nada igual», manifiesta García Palacios con contundencia.

Después de quince años de experiencia en el sector de la cocina oriental, Fernando García ha querido acompañarse del que considera «el mejor equipo para este cometido». Así, los makis, uramakis, niguiris y demás piezas japonesas correrán a cargo del conocido ‘sushi-man’ Juan José López, mientras un equipo de cocineros filipinos se encargarán de la elaboración del resto de una carta que está dividida en varios bloques. Entre ellos, el director de Alimentos de Mare destaca «los arroces salteados, sashimis, woks y los teppanyaki (estilo de cocina japonesa que se elabora en una plancha de acero)» Para realizar estas elaboraciones, el equipo de García Palacios adquiere diariamente productos frescos en el mercado aunque también se traen productos importados directamente desde países como Japón o Tailandia.

La carta de Mare puede consumirse tanto en la terrraza como en su elegante salón interior. Foto cedida por el establecimiento.

La carta de Mare puede consumirse tanto en la terrraza como en su elegante salón interior. Foto cedida por el establecimiento.

Los clientes de Mare pueden degustar sus elaboraciones asiáticas entre los rutilantes elementos decorativos dorados y sillones de terciopelo del salón principal del restaurante o bien en la conocida zona de piscina del hotel. «Buscamos la máxima comodidad y disfrute integral de nuestros clientes. Estamos implantando un nuevo concepto que ya está gustando. Mare será un restaurante de éxito, no nos cabe duda», concluye Fernando García.

Más sobre restaurante Mare, aquí.