La Casa Rural San Benito de Cazalla, un enamorante hotel situado en el centro y alojado en una antigua ermita del siglo XV, ofrece unas singulares meriendas que se pueden tomar desde en un patio lleno de elementos ornamentales hasta en una biblioteca decorada con objetos orientales

 

La magia se puede merendar…y acompañar con un té o un café con leche. Hay pocos sitios que la puedan ofrecer en el mundo y uno de ellos está en Cazalla de la Sierra, en pleno centro, en una antigua ermita construida a finales del siglo XV y que tras varios usos, ha sido habilitada como casa por una pareja muy conocida en la provincia, el decorador Manuel Morales de Jodar y su marido el anticuario Carlos Marañón de Arana.

Se hicieron con el inmueble, que incluye también una antigua iglesia desacralizada, en 1997 y desde entonces y en homenaje a la madre de Manuel, que era de Cazalla, han restaurado el inmueble pero de una forma muy personal, introduciendo elementos nuevos en una genial mezcla de lo nuevo y lo moderno que te deja con la boca abierta.

El palacio de San Benito es una residencia de la pareja pero también funciona como casa rural superior con 9 habitaciones, todas diferentes, en las que se puede alojar el que lo desee. Los fines de semana, de viernes a domingos, el establecimiento ofrece un singular servicio de meriendas que se pueden tomar en cuatro espacios, el jardín, la galería alta, la baja o la biblioteca china.

Lo de menos es casi lo que se toma o lo que come, porque el sitio es tan singular que te deja “lleno” desde el primer instante. No obstante se pueden tomar distintos tipos de infusiones o café que se acompañan, dependiendo del día, de bizcocho realizado en el propio establecimiento o de las famosas lenguas de crema de la confitería Ortiz de Cazalla.

La biblioteca china, uno de los espacios donde se pueden tomar las meriendas. Foto: Palacio de San Benito.

La biblioteca china, uno de los espacios donde se pueden tomar las meriendas. Foto: Palacio de San Benito.

También se pueden tomar los famosos licores de la localidad o incluso cócteles que preparan en el establecimiento. El precio de las bebidas, las infusiones y los cafés es de 3 euros. La merienda puede tener incluso un atractivo más y es la visita al palacio, al singular comedor privado de los propietarios, a la zona de la iglesia y  a otras instancias. La visita sale a diez euros.

El patio del palacio, otro de los sitios donde pueden desarrrollarse las meriendas.

El patio del palacio, otro de los sitios donde pueden desarrrollarse las meriendas.

El Palacio de San Benito está en el Paseo del Moro. Su teléfono es el 954883336 y abren de viernes a domingos de 12 a 2 de la tarde y de 4.30 hasta por la noche.

Más información sobre el establecimiento pinchando aquí.