Los dos establecimientos del grupo La Raza incorporan novedades: el de la Gran Plaza unas jornadas dedicadas a boquerones, cazón y chocos, entre otros, mientras que el de  Álvarez Quintero renueva su oferta gastronómica recuperando su famoso pollo frito.

Los restaurantes Los Corales y Rocala, pertenecientes al grupo La Raza, están de estreno. El primero ha renovado su carta manteniendo grandes clásicos, recuperando otros y creando nuevas elaboraciones. Por su parte, Rocala ha puesto en marchas unas jornadas gastronómicas dedicadas el pescaíto frito que estarán vigentes hasta mediados de septiembre.

En cuanto a la nueva carta de Los Corales, el equipo del restaurante ha apostado por la recuperación de platos de consabida fama en el establecimiento como es el caso del pollo frito con salsa de mojo picón, también existente en formato tapa, o el pulpo a la brasa, humo, puré de patatas y manteca colorá. También se incorporan nuevas creaciones entre las que destacan el taco de cochinita pibil, el lingote de cochinillo en su jugo con patatas y la presa ibérica a la brasa con ceniza comestible.

El famoso pollo de los Corales. Foto: CosasDeComé.

El pollo de los Corales gozó en su día de gran fama. Foto cedida por Manolo Manosalbas

 

Los clásicos risotto al parmesano elaborado a la vista de los clientes, la manzana de paté al Tía María o la ensaladilla de langostinos con mayonesa de su coral se mantienen. Respecto a la carta de tapas, también ha sufrido una modificación con la llegada de las novedadosas mini burguer de ternera gallega o croquetas caseras de jamón ibérico.

Por otra parte, aires marineros se respiran en Rocala con sus jornadas ‘We love pescaíto frito’ con la que el restaurante, especializado en gastronomía de fusión, realiza un guiño a la cocina tradicional mediante platos de boquerones, cazón en adobo, chocos, minipavías, pijotas, puntillitas y fritos variados.

El pescaíto frito contrasta con la carta habitual de Rocala. Foto cedida por el establecimiento.

El pescaíto frito contrasta con la carta habitual de Rocala. Foto cedida por el establecimiento.

La duración de estas jornadas gastronómicas está prevista hasta la finalización del verano y el equipo de Rocala afirma que han sido recibidas “con un alto nivel de aceptación” por parte de sus clientes.

Más sobre Los Corales, aquí.

Más sobre Rocala, aquí.