Rocala ofrece una original tapa en la que presenta en un mismo plato una taza del caldo del puchero acompañado de croquetas y un pequeño montadito de pringá

Es como resumir tres días de puchero en una sola tapa. Es tradicional en muchos hogares andaluces aprovechar un puchero para comer durante varíos días. El primero se toma el caldo, el segundo se prepara un bocadillo con la pringá y el tercero, con la carne que aún ha sobrado, se lían unas buenas croquetas.
El cocinero José Luis Pastrana, jefe de cocina del restaurante Rocala, del grupo La Raza, ha decidido “condensar” todos estos “usos” del puchero en una sola tapa que tiene tres pasos, tres texturas dirían los finos de la gastronomía. El primero es una taza con el caldo coronada con su hoja de yerbabuena. Junto a la taza humeante, que es lo suyo, aparecen unas croquetas y como último bocado pucheril un pequeño montadito con la “pringá”, las carnes del puchero trituradas y levemente calentadas junto al pan.

Los que quieran probar la tapa deben mostrarse rápidos porque tan sólo estará en la carta del establecimiento hasta el próximo domingo. El triángulo pucheril sale a 4,90 euros.

La foto de arriba es del fotógramo Manolo Manosalbas y ha sido realizada para el restaurante Rocala

Horarios, localización, teléfono y más datos de Rocala, aquí.