Los hosteleros Carlos F. Zarapico y Lola Prada, en unión de Javier Cabrera, abren en Montequinto una «tienda de pizzas» con ingredientes frescos y cuidados y masa propia

 

Se definen como «pizzería no tradicional» y acaban de abrir en la zona de Montequinto en Dos Hermanas. El sitio se llama Puro Fuego y su principal atractivo son las pizzas que elaboran en el local.

El sitio llega con una buena carta de presentación ya que la masa de las pizzas, en las que han estado trabajando durante cuatro meses hasta lograr la fórmula que buscaban, ha sido diseñada por un equipo comandado por Lola Prada, una repostera de mucho prestigio en Sevilla, que trabajó en el único estrella Michelín de Sevilla, Abantal, para luego, en 2012 poner en marcha Lalita Café, una original cafetería situada en la calle José Luis de Casso.

Lola regenta la cafetería en unión de Carlos F. Zarapico, que se ocupa de preparar unos cafés que también han dado fama al local. Javier Cabrera, el socio de ambos para esta nueva apertura señala que «Hemos hecho una pizza que es fina y crujiente por la parte del medio y después, por los bordes, un poquito más gorda. A mi me gusta decir que es una pizza muy panera, porque la masa recuerda al pan».

Pero la masa no es lo único original del establecimiento. Señalan que en la presentación del establecimiento nos hemos basado mucho «en las pizzerías a manera de Estados Unidos. Tanto Carlos como yo hemos estado en este país y nos hemos traido algunas ideas que nos parecen interesantes en este tipo de establecimentos. En este sentido tenemos una estética llamativa, muy en la línea americana».

El local cuenta con un despacho, con una barra donde se pueden tomar las pizzas en el local y luego una terraza con 12 mesas. De todos modos la orientación está pensada mucho para recoger, para que los clientes encarguen sus pizzas por teléfono y luego las recogan en el local para llevar. En el futuro quieren también incorporar servicio a domicilio, pero todavía no tienen fecha para ello.

La carta (se puede ver completa al final de la información) está compuesta por 11 pizzas cuyos precios varian entre las 7,50 de la margarita y los 11,20 de la pizza de setas al ajillo con crema de queso al cebollino, una de las propuestas más originales de la casa.

Javier destaca que todo el proceso es artesanal, desde la pizza hecha por ellos mismos y de larga fermentación hasta las salsas que también son elaboradas en la casa. De hecho la carbonara que emplean para su pizza de bacon, cebolla, mozarrella y tomates cherrys asados está elaborada en el establecimiento.

Entre las propuestas originales también una pizza de «ensalada» y que no es otra cosa que una masa que lleva por encima tomates, champiñones, cebolla, pimiento italiano, calabacín, queso parmesano y rúcula, que se le pone por encima ya fuera del horno, cuando se sirve al cliente.

Tan sólo hay un entrante, unos nachos, que se pueden servir con varias salsas. Una de las versiones es para vegetarianos, que también tienen opciones entre las pizzas.

Javier Cabrera señala que nuestra intención es aumentar los entrantes y también incorporar postres que logicamente diseñará Lola Prada. Asimismo la idea es reforzar la carta de pizzas con propuesta de temporada que irán cambiando en función de los ingredientes característicos de cada época del año. «Queremos hacer alguna con carne de caza o con verduras». Destaca que «las verduras las adquirimos aquí, en una frutería del barrio ya que queremos fomentar los ingredientes de proximidad.

Aqui puede verse completa la carta de Puro Fuego (actualizada a agosto de 2019)

Carta

Horarios, localización, teléfono y más datos de Puro Fuego, aquí.