Cinco churros de los gordos que hay que probar en la capital hispalense

 

La época del año es indiferente. Tanto si el calor aprieta o se antoja enfundarse en buen chaquetón y una bufanda de lana. Sevilla, churrera por excelencia, rinde pleitesía a sus churros o calentitos sin importar los grados del termómetro. Protagonistas de desayunos y meriendas, estas ruedas de harina, agua, levadura, aceite y sal hacen las delicias de pequeños y mayores en toda la ciudad.

Aunque con una peculiaridad. En Sevilla los churros se prefieren de los gordos. Aunque también abundan los popularmente conocidos como «de patata», los más finitos, la capital hispalense muestra especial devoción ante la variedad más esponjosa de este clásico de la cocina española. He aquí un recorrido por cinco churrerías de toda la vida que hay que visitar en Sevilla sí o sí:

¿Cuales son los churros que te gustan, de qué sitio? Responde abajo en la sección de comentarios

Más sitios para comer churros en la provincia de Sevilla, aquí.

¿Te gustan otros desayunos?

Aquí sitios donde se pueden tomar buenas tostadas

Aquí el buscador de tapas, la mejor herramienta del tapatólogo