La fritura de la huerta de La Pachanga
Tapa
La fritura de la huerta de La Pachanga
Tapatólogo descubridor:
Día de hallazgo
Descripción

Cuando llega el plato a la mesa todo el mundo pronuncia un “ohhh” de admiración al ver un plato blanco de diámetro descomunal y con una montaña de tiras de verdura fritas en su interior. Una vez repuestos del impacto inicial y ya con el plato en el centro de la mesa, uno se atreve a meterle mano y a comprobar la perfección “freidosa” de este establecimiento. El descomunal plato, hecho como un homenaje a la famosa huerta de Los Palacios, lleva tiras de cebolla, berenjena, calabacin, pimiento verde y pimiento rojo, todo ligeramente enharinado y frito. Lo primero a destacar es el color de las verduras, lo que denota un aceite limpio y luego el punto de crujientito de las tiras y que no hay ni una gota de aceite, impresionante. Para adornar el plato lleva también unas gambas fritas y un par de rodajas del famoso tomate de Los Palacios, crudo. Miguel Angel Pérez Amuedo, el gerente del establecimiento, señala que el plato comenzó a servirse hace cuatro o cinco años “y lo inventó mi hermano Rafael al que siempre gustaba hacer cosas nuevas”. La ración lleva unos 400 gramos de verdura y sale a 14 euros, aunque también se pueden pedir medias raciones. Si le pones al plato un par de huevos fritos por lo alto y unas lonchas de jamón ibérico del bueno yo creo que la cosa podría ya rozar la santidad.

El descubrimiento pertenece a la ciencia de:

Gigantismo: No cabe duda de que nos encontramos ante un caso clarísimo de gigantismo, la ciencia que estudia las versiones “maxi” de la gastronomía. En esta caso se trataría de un gigantismo verdulero. También se podría estudiar el plato bajo la visión de la Verduroflexia, la ciencia que estudia las verduras, cuando estas son las protagonistas del plato.

Un camarero de La Pachanga porta una ración de frituras de la huerta. Obsérvese el tamaño del plato. Foto: Cosasdecome

Un camarero de La Pachanga porta una ración de frituras de la huerta. Obsérvese el tamaño del plato. Foto: Cosasdecome