Los huevos al rey de la Venta Luis Rey
Tapa
Los huevos al rey de la Venta Luis Rey
Tapatólogo descubridor:
Población
Día de hallazgo
Descripción

Decía el famoso tapatólogo Williams Pomeronio: “Más que las claras del día, prefiero las claras de dos huevos con papas”. Williams, si hubiera tenido la suerte de probar los huevos con papas de la Venta Luis Rey, no hubiera escrito esa frase sino un libro entero. En el establecimiento se llaman “Huevos al Rey” porque serían dignos de la comida de un monarca, un monarca que sea de come…porque Felipe IV yo lo veo más bien de tortillita a la francesa y brocoli. El plato consta de unas papas fritas realmente bien cocinadas y salteadas con unos trocitos de pimiento verde, otros de cebolla y unos ajitos. A este escenario idílico se le ponen por lo alto dos huevos fritos de esos recogiditos y con la clara gorda, que se ve que las gallinas tienen que haber comido más que pienso cerdo ibérico. El toque principesco es que el conjunto se adorna con unas lonchas de jamón del bueno que compran en  Cumbres Mayores, de la firma Jamones y Embutidos Galván . Se lo ponen cuando ya van a servir el plato para que el jamón sude un poquito, pero una mijita, no como si fuera un corredor de maratón. Para acompañar pan del horno de Vélez de Lebrija que realiza varias vueltas al ruedo para dejar el plato de loza con más brillo que la calva del de Don Limpio. La pareja de huevos con papas se cotiza a 9.50 euros (precio a septiembre de 2018). Luis Rey, que junto a sus hermanos Cristobal y Rubén, regentan actualmente el establecimiento, señala que el plato lo creó su padre, Luis Caballero, el fundador del establecimiento y desde entonces lo han mantenido en carta dado su éxito de crítica y público.

El descubrimiento pertenece a la ciencia:

Huevoponcia apuntillada: El colegio ha tenido importantes debates a la hora de elegir el nombre de la ciencia para el estudio de los huevos fritos con papas. Algunos tortillólogos esgrimen que el huevo con papas no es otra cosa que una tortilla de papas deconstruida y quieren incluir su estudio entre sus competencias. Finalmente el Colegio ha decidido que el huevo frito con papas, por su historia e interés tapatológico, debe ser objeto de una ciencia independiente, la huevoponcia apuntillada. El adjetivo hace referencia a las puntillas que se forman en el extremo de la superficie que ocupa la clara del huevo al freirse. Finalmente la docta institución establece la posibilidad de establecer un segundo adjetivo: papaguardicionada, cuando se acompaña al huevo o los huevos con papas fritas o exenta, cuendo el producto ovoide se presenta en soledad.