El pulpo frito de la bodeguita Casablanca
Tapa
El pulpo frito de la bodeguita Casablanca
Tapatólogo descubridor:
Población
Día de hallazgo
Descripción

El pulpo frito no es una tapa habitual en Sevilla. Lo más normal es encontrarlo a la brasa o a la gallega. Sin embargo en la bodeguita Casablanca hacen una versión sobresaliente de este plato, que si es habitual en la zona de Málaga. Cuecen el pulpo y luego lo parten a rodajas más bien gruesas. Estas se enharinan, como el pescado frito, y se frien a fuego potente. Al presentarlo le ponen por encima un poco de pimentón, mezcla de dulce y picante. El cefalópodo está tierno y muy agradable de comer, pero por si no fuera poco, el plato se acompaña con unas patatas paja de patatas fritas Valme, de Dos Hermanas y una espléndida mayonesa enriquecida con gambas trituradas y pimentón. La tapa le llevan sirviendo desde hace unos tres años y Eduardo Lamet, el jefe de cocina del establecimiento señala que “la clave está, al igual que en el resto de las frituras que hacemos, en renovar el aceite todos los días para que esté limpio”. La media ración sale a 10 euros.

El descubrimiento pertenece a la ciencia de:

Choquismo y familia. El choquismo o cefalodoposcrocia de chupona es una ciencia que estudia al choco gaditano y toda su familia cercana: el calamar, la lúa, la almendrita, la puntillita, la pota y el pulpo…familia numerosa. El hecho de que todos los objetos de estudio de esta ciencia tengan como característica el tener en sus patas unas especies de chuponas ha hecho que le conozca con el adjetivo de chupona.