Al frente de este nuevo establecimiento se encuentran dos hosteleros con un fuerte arraigo a la ciudad: Heliodoro Hernández, propietario del Kiosco de la Melva, y José Julio Vera, dueño de La Marea en Chipiona (Cádiz). Ofrecen Cruzcampo «bien tirá» que acompañan con salazones, conservas y algunos de los montaditos más famosos del negocio de Hernández.

 

En el centro de Sevilla se han perdido gran parte de las cervecerías típicas de la ciudad. Esas donde las rondas de cervezas frías en mesas altas no tienen fin. Como tampoco las conversaciones distendidas, acompañadas de una tapa de aliño o un montadito de pringá. Ni tampoco las risas o la broma constante. En homenaje a este concepto gastronómico, los hosteleros sevillanos Heliodoro Hernández, propietario del popular Kiosco de la Melva,  y José Julio Vera, dueño del bar la Marea en Chipiona (Cádiz), acaban de inaugurar ‘La Guasa Sevillana’ en el número 5 de la calle Imagen. «Somos una cervecería de las de toda la vida, de las que le gustan al sevillano. Y con muchos guiños a Sevilla», explica Vera, muy popular en el ámbito cofrade por dirigir durante años la banda de cornetas y tambores Tres Caídas de la Esperanza de Triana.

 

Él es quien se encarga de confeccionar los platos de la carta donde no faltan algunos de los más famosos montaditos de Helio Hernández en el Kiosco de la Melva como los de melva con anchoas o con queso, o el de carne mechada. También sirven el sushi sevillano de Hernández, que está disponible todos los viernes. «Queríamos que fueran parte de La Guasa Sevillana», puntualizan ambos socios.

Los inventores del «sushi sevillano»

La carta de montaditos se amplía con los de carrillá y solomillo al whisky, que se encuentran entre los más demandados, así como los de jamón, pringá y chorizo picante. Además cuentan con varios panes de la casa, chacinas en tapas y platos (salchichón ibérico, chorizo, mojama, chicharrones, huevas de maruca, carne mechá y varios quesos), y un surtido de conservas clásicas. Los fines de semana sirven marisco. Mientras Julio Vera se encarga de la barra, Hernández se autodefine como «maestro cervecero». «Tenemos la mejor cerveza Cruzcampo bien tirá. Además del arte para controlar que el ácido esté en su punto y servirla bien fría», apostilla.

El establecimiento, que abrió sus puertas el pasado 15 de febrero, está repleto, como no puede ser de otra manera, de mesas altas. Veintidós en total, tanto en el interior como en la terraza exterior. También cuenta con dos originales reservados con murales pintados de la Maestranza y la plaza de España. En esta misma línea, la entrada del local la preside un amplio collage con estampas de una Sevilla «muy clásica y añorada, con su último tranvía, todas sus puertas de acceso, El Pali, etcétera…» Y lo que es toda una declaración de intenciones, el logo de La Guasa Sevillana se ha diseñado con la Giraldilla sobre la ciudad. Eso sí, luciendo una amplia sonrisa. Con mucha guasa.

Más sobre la Guasa Sevillana, aquí.

…Y además