Platos tradicionales elaborados con productos de la zona, sanos y cocinados al momento protagonizan la oferta gastronómica del nuevo establecimiento que acaba de abrir sus puertas en la Plaza Mayor de la localidad serrana.

 

Patricia Portero, Patri, es cocinera de profesión. Propietaria de la popular cervecería cazallera Patri’llin, donde innova con algún que otro montadito o guiso, Patri siempre deseó disfrutar de su pasión entre fogones en un establecimiento con cocina propia. Y lo ha conseguido. Desde finales de octubre, regenta y elabora la oferta gastronómica de ‘Lo de Patri’, el nuevo restaurante que acaba de abrir sus puertas en el número 1 de la céntrica plaza Mayor de Cazalla de la Sierra.

El espacio se ubica en el número 1 de la Plaza Mayor de Cazalla. Foto cedida por el establecimiento

El espacio se ubica en el número 1 de la Plaza Mayor de Cazalla. Foto cedida por el establecimiento

Allí, Portero defiende una carta de elaboraciones tradicionales basadas en productos de cercanía de la Sierra Norte de Sevilla, principalmente carnes y quesos, aunque también verduras y vinos. Productos de calidad que la cocinera prepara de manera saludable, según explica, «habitualmente al vapor, al horno o a la plancha». Y siempre hechos al momento. «No tenemos nada preparado ni recalentado», puntualiza.

De entre toda su oferta, Portero destaca el cordero Felipe V, una elaboración que creó hace años para la Feria de la Tapa local y con la que consiguió el primer premio. «Gusta tanto que, aunque la tenía en Patri’llin, la he pasado al nuevo restaurante». También incluye en carta postres caseros de temporada como tartas de queso o de peras al vino blanco, así como pancakes con dulce de leche. Además, tiene previsto elaborar guisos serranos fuera de carta.

El restaurante cuenta con una carta de tartas artesanas. Foto cedida

El restaurante cuenta con una carta de tartas artesanas. Foto cedida

Por su parte, el espacio que ocupa Lo de Patri destaca por su luminosidad y la blancura de sus paredes. La decoración es sencilla con algunas reminiscencias a las antiguas fábricas de aguardiente de Cazalla a través de utensilios típicos. Cuenta con nueve mesas en su interior y una quincena en la terraza exterior.

La decoración es sencilla y juega con el blanco y la luminosidad. Foto cedida

La decoración es sencilla y juega con el blanco y la luminosidad. Foto cedida

Más sobre Lo de Patri, aquí.

Y además…