Platos de base tradicional pero con giros innovadores y fueras de carta impredecibles definen la propuesta gastronómica «en constante movimiento» de este chef sevillano en su establecimiento de Umbrete.

 

José Benítez es de los que funcionan por impulsos creativos. También conocidos como inspiración o visitas de las musas del ingenio. En ellos se basa el ‘modus operandi’ entre fogones de este joven chef sevillano, de familia hostelera y formado en la Escuela de Hostelería de la taberna del Alabardero de Sevilla. «Disfruto dejándome llevar e improvisando en la cocina. Me aburre la monotonía», explica Benítez, quien ha trabajado de la mano de figuras de la talla de Dani García en Marbella o Andoni Luis Aduriz en Mugaritz. Con la llegada de la pandemia en 2020, José Benítez se decidió a emprender en su Umbrete natal para compensar las pérdidas económicas que sufría su familia, propietaria de un cátering dedicado a eventos. Y quiso hacerlo de la mejor forma que sabe: dando rienda suelta a toda su inventiva gastronómica. «Así nació Alboroto by José Benítez en 2021, que supone una ruptura con la oferta de esta zona del Aljarafe, de corte más tradicional. Somos más atrevidos, nos gusta distinguirnos»

José Benítez, de familia de tradición hostelera, se formó en la Taberna Alabardero de Sevilla. Foto cedida por el establecimiento

José Benítez, de familia de tradición hostelera, se formó en la Taberna Alabardero de Sevilla. Foto cedida por el establecimiento

Una distinción que se basa en una cocina de base clásica pero repleta de giros innovadores, producto de las diferentes experiencias laborales de Benítez. También poseen una fuerte presencia las propuestas fuera de carta, unas cinco o seis semanales. «Suelen ser platos hechos con productos de temporada y de corte original», aclara el propietario y chef de Alboroto. En este sentido, el establecimiento umbreteño cuenta con una importante presencia de pescados frescos que, según explica Benítez, se presentan en un carro donde el cliente puede escoger si lo desea a la brasa o frito despiezado. También gozan de gran popularidad sus cigalas a la brasa y empanadas como si se tratara de una pavía.

Las carnes de vacuno de alta gama suponen otro de los puntos fuertes de Alboroto. Se almacenan en una cámara de maduración creada por el propio Benítez. Chuletas de lomo alto y bajo y entrecot son algunas de sus especialidades.

Alboroto cuenta con una cámara de maduración de carnes de elaboración propia. Foto cedida por el establecimiento

Alboroto cuenta con una cámara de maduración de carnes de elaboración propia. Foto cedida por el establecimiento

A pesar de que la carta de Alboroto se encuentra en constante rotación en aras de esa ruptura con la monotonía que promulga su propietario, el establecimiento de José Benítez ya ha instaurado algunas creaciones que se han vuelto imprescindibles para sus clientes. Se trata de las croquetas de queso de cabra con mayonesa de trufa y sashimi de presa ibérica, así como la tosta de queso payoyo con chicharrones. Estos son de elaboración propia, «a baja temperatura y con una textura especialmente jugosa»

Croquetas de queso de cabra con mayonesa de trufa y sashimi de presa ibérica. Foto cedida por el establecimiento

Croquetas de queso de cabra con mayonesa de trufa y sashimi de presa ibérica. Foto cedida por el establecimiento

Una bodega de vinos con un alto protagonismo de las referencias andaluzas y tres opciones de postres caseros completan la oferta gastronómica del establecimiento de Benítez. «En breve lanzaremos también un menú degustación que cambiará cada tres semanas. Así nos aseguramos que nuestra clientela siempre está probando creaciones nuevas», puntualiza José Benítez.

Tosta con los originales chicharrones de Benítez, de invención propia. Foto: CosasDeComé

Tosta con los originales chicharrones de Benítez, de invención propia. Foto: CosasDeComé

La propuesta imaginativa a nivel gastronómico de Alboroto by José Benítez contrasta con unas instalaciones inspiradas en un típico cortijo andaluz, con un amplio patio con fuente central y vegetación, además de dos plantas de sala. Esto se debe a que el establecimiento comparte ubicación con la empresa de eventos de la familia Benítez que ya ha retomado su actividad. «Ambas propuestas son antagónicas pero la ubicación resulta agradable y versátil. Y las dos han encajado muy bien»

Más sobre Alboroto by José Benítez, aquí

…Y además

Pincha aquí para disfrutar el buey gaditano