El restaurante, bautizado como ‘Alimentari e Diversi’, ya se ha inaugurado en el número 14 de la calle Julio César. Mantiene la misma propuesta gastronómica y estética que el local de San Bernardo aunque con sutiles incorporaciones innovadoras.

Los hermanos gemelos, por muchas semejanzas que compartan, jamás son absolutamente idénticos. Cada uno posee su propia alma e identidad. Basándose en este símil, el restaurante italiano Alimentari acaba de abrir su segundo establecimiento en Sevilla ubicado en la céntrica calle Julio César, número 14. Misma propuesta gastronómica y estética que la del local de San Bernardo, basado en la auténtica comida italiana autóctona, aunque distinto brazo ejecutor. Su propietario Nicola Migala ha optado en esta ocasión por poner frente a los fogones a Antonio Falzarano, hermano gemelo del chef del primer Alimentari y otro de los socios del proyecto, Lorenzo. «La carta es casi la misma en los dos restaurantes pero cada uno de nuestros cocineros  le imprime su propia personalidad. Antonio además ha incluido algunos platos nuevos en Julio César», explica Migala.

Terraza exterior de Alimentari e Diverso. Foto cedida por el establecimiento

Terraza exterior de Alimentari e Diverso. Foto cedida por el establecimiento

 

Así, en el recién inaugurado Alimentari e Diversi es posible encontrar propuestas como queso provola ahumado, empanado y frito, un carpaccio de pulpo, pasta rellena con hígado de pato o la mirinda con crema de ricota y pera. «Antonio tiene ese punto innovador», confiesa Nicola Migala. Aún así, no faltan en el nuevo restaurante las masas de pizzas artesanas con 72 horas de fermentación elaboradas en horno de piedra que han granjeado gran fama a la marca desde la apertura de su primer local en 2019. Tampoco su rincón de productos típicos italianos a la venta.

El espacio que ocupa Alimentari e Diversi consta de un salón interior con capacidad para unos sesenta comensales y una terraza que puede albergar hasta una veintena de personas. La estética industrial y con un punto vintage se repite en este nuevo establecimiento para crear una atmósfera, en palabras de Migala, de «verdadera tradición italiana».

Más sobre Alimentari, aquí.