La churrería Antonio y Mari ofrece en Osuna unas originales tiras de pan frito que se aderezan con azúcar, miel o chocolate

 

Solo abren para desayunos, todos los días desde las siete, cuando empiezan a salir las primeras ruedas de churros y hasta al una del mediodía, en que cierran sus puertas. Sólo viven de la primera comida del día así que lo tienen todo muy cuidado.

Antonio Giraldez y María Cardeñosa se hicieron cargo del bar Ojeda en el año 2003. El sitio, fundado en 1967, ya era conocido en la localidad por los churros, así que mantuvieron la receta de sus churros de rueda que siguen siendo uno de los bastiones del establecimiento. Los sirven tanto para tomar en el local, a 1,5 euros la ración, como para llevar para lo que tienen un despacho adjunto al bar situado en la calle La Cilla número 64.

Los churros que elabora María Cardeñosa vienen sin nada de aceite, crujientes y con una masa bastante esponjosa con lo que resultan ligeros y fáciles de comer. Para los que sean de comer poco también los sirven por medias raciones y se pueden acompañar, en todos los casos, con con chocolate o con chocolate blanco.

Los churros de rueda de Antonio y Mari. Foto: Cosasdecome

Pero no sólo churros se pueden desayunar en el establecimiento, que tiene barra, ahora inutilizada con el Coronavirus, y una decena de mesas en un salón decorado con cuadros de virgenes y cristos y paisajes de Osuna elaborados por el propio Antonio Giraldez.

Uno de los desayunos más curiosos que ofrecen, dentro de su amplio surtido, son las «rebanás». Se trata de tiras de pan cateto que frien en aceite y que luego se sirven solas, o acompañadas con azúcar o chocolate. Antonio y Mari resaltan que es un desayuno típico en las casas de Osuna y que decidieron incorporarlo a subar como una alternativa más. Con el tiempo el plato se ha convertido en una de las señas de identidad del establecimiento que, cuando llega la Navidad, también realiza pestiños y roscos fritos.

Las rebanás son parecidas a lo que se conoce como picatostes, aunque en este caso el pan no se moja en leche, lo que es habitual con los picatostes.

Mari Cardeñosa y Antonio Giraldez en su churrería y cafetería Antonio y Mari de Osuna. Foto: Cosasdecome

También cuidan mucho los desayunos con pan. Los sirven en molletes que traen desde Antequera, una localidad malagueña conocida por la calidad de estas piezas de pan. También tienen pan integral o «pitufos» unos pequeños bollitos que le traen de una panadería de Osuna. Para rellenar ofrecen el aceite 1881, un aceite de Osuna muy reconocido por su calidad, y también chacinas ibéricas o jamón, además de diversos tipos de mantecas y queso. También ofrecen carne mechá o pechuga de pavo para los que quieren tomar algo ligero.

Horarios, localización, teléfono y más datos de la churrería Antonio y Mari, aquí.

Pincha aquí para suscribirte a Cosasdecome Sevilla