La Croqueta Coqueta de Castilleja de la Cuesta acaba de lanzar esta original creación hecha con recortes de atún confitados a baja temperatura que ahuma, una vez introducidos en la masa, con una pipa de humo.

 

Su devoción por las croquetas no conoce límites. Como tampoco lo hace su imaginación a la hora de conjugar los ingredientes con los que las prepara. La última creación de José María Tavallo, cocinero y propietario de la Croqueta Coqueta en Castilleja de la Cuesta da buena prueba de ello: croquetas de atún ahumado y leche de coco. «Al haber trabajado en numerosos restaurantes, sabía que era una buena combinación así que me propuse darle forma de croqueta», manifiesta Tavallo.

El chef explica que para esta elaboración cuenta con recortes de atún así como con su piel. «De esta piel obtenemos una gelatina muy buena con la que hacemos el fumé», desvela. Posteriormente, confita a baja temperatura los recortes del atún y, una vez hechos masa y esta extendida, «lo ahumamos con una pipa de humo». El sabor final del atún, al que se ha añadido previamente la leche de coco, resulta para Tavallo «todo un acierto, hemos hecho muchas pruebas hasta conseguir este resultado final y estamos muy contentos».

En esta misma innovadora, José María Tavallo adelanta que en breve lanzarán croquetas de jabalí con castañas asadas «aprovechando que estamos en tiempo de matanza y también de castañas, usaremos estos dos productos de temporada». De cara a la Navidad, las especialidades más demandas en la Croqueta Coqueta son las de cola de toro y carabineros, aunque la croqueta estrella de la casa, de carrillada con queso de cabra, se mantiene imbatible en lo que a ventas se refiere.

Las especialidades de la Croqueta Coqueta pueden adquirirse al precio de ocho euros el medio kilo (15 unidades) y 15 el kilo (30).

Más sobre la Croqueta Coqueta, aquí.