El grupo hostelero sevillano abre su duodécimo establecimiento bajo una nueva marca de corte desenfadado que no renuncia a la calidad del producto. Uno de los promotores de esta apertura, en la Cuesta del Bacalao, ha sido Jesús Robles Calero, nieto del fundador del grupo.

 

«Queremos marcar el cambio generacional de Casa Robles. Mantener nuestra esencia: la calidad del producto y la buena cocina. Pero otorgándole un toque más desenfadado», explica Jesús Robles Calero, miembro de la tercera generación de la familia Robles y uno de los promotores de la última apertura de la firma: Bacao. Un establecimiento emplazado en el número 9 de la calle Placentines, en plena Cuesta del Bacalao, que inaugura un concepto gastronómico que Robles Calero define como «cocina mediterránea creativa con una mirada al mundo».

El espacio, de aire acogedor y actual, se ubica en el número 9 de la calle Placentines. Foto cedida por el establecimiento

El espacio, de aire acogedor y actual, se ubica en el número 9 de la calle Placentines. Foto cedida por el establecimiento

En ella, las brasas son las protagonistas de una carta de tapas y platos donde, además de carnes como presa o secreto ibérico o lomo bajo de vaca, tienen cabida propuestas más innovadoras: mejillones y curry laksa con manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, alcachofas confitadas con jamón, jugo de carne y yema de huevo curada o ceviche de corvina y leche de tigre de pimientos del padrón. Los postres artesanales corren a cargo del obrador del grupo que gestiona Laura Robles, madre de Jesús, con especialidades como la tarta de queso payoyo o arroz con leche con espuma de tocino de cielo. En lo que a la bodega de Bacao respecta, Robles Calero destaca que «cada semana cambiará la oferta de vinos. Apostamos porque todo sea muy dinámico en el establecimiento, que el cliente no se canse de probar siempre lo mismo».

En esta misma línea diferencial, la decoración del establecimiento se muestra actual, a la par que acogedora y con algunos detalles vintage, obra todo ello de CM4 Arquitectos, en aras de esta identidad renovada de la firma. «Nos gustan esos pequeños detalles que rejuvenecen a nuestro grupo: el gusto por la calidez en la ambientación, un mobiliario y vajilla cuidadosamente seleccionado…» puntualiza Jesús Robles. El espacio interior tiene capacidad para una treintena de personas y en breve se pretende ubicar una terraza exterior.

Se trata del duodécimo establecimiento del grupo Robles en la provincia. Foto cedida por Bacao

Se trata del duodécimo establecimiento del grupo Robles en la provincia. Foto cedida por Bacao

Con la apertura de Bacao, el grupo Robles suma un total de doce establecimientos en la provincia de Sevilla, once de ellos en la capital y uno en Castilleja de la Cuesta. Bacao permanecerá abierto de lunes a domingo en horario ininterrumpido de 12:00 a 00:00 horas.

Más sobre Bacao, aquí

Más sobre el grupo Robles, aquí.