El establecimiento ha adecentado esta típica calle de Utrera con fines gastro-turísticos. El espacio cuenta con capacidad para unos catorce comensales.

 

Besana Tapas de Utrera ha comenzado a utilizar un mítico callejón ubicado en uno de sus laterales como terraza del establecimiento. El espacio, que desde el pasado martes cuenta con capacidad para catorce nuevos comensales de Daniel León, llevaba más de una década en desuso. “Hemos conseguido licencia para darle un fin gastro-turístico. Besana tiene mucho tirón gastronómico, así que nuestros clientes de fuera tendrán también la oportunidad de descubrir este callejón tan pintoresco”, explica Léón.

La terraza de Besana se encuentra en el callejón del Niño Perdío de Utrera. Foto cedida por el establecimiento

La terraza de Besana se encuentra en el callejón del Niño Perdío de Utrera. Foto cedida por el establecimiento

Esta terraza tiene cinco mesas con capacidad para dos comensales y una para cuatro y no admite reserva previa. No contará con una carta específica sino con la misma que el resto del establecimiento y al mismo precio. Daniel León ha destacado la buena acogida de este nuevo espacio de Besana Tapas en estos primeros días de vida «porque a todo comensal agradece disfrutar de temperaturas agradables al aire libre».

Más sobre Besana Tapas, aquí