Los propietarios del restaurante La Moneda abren La Barra de Inchausti, un nuevo espacio gastronómico de aire y oferta marinera a pocos metros de su primer y señero establecimiento.

 

La Barra de Inchausti sabe y huele a mar. No podía ser de otra manera al encontrarse tras ella la misma familia que regenta el señero restaurante La Moneda, de gran fama en Sevilla por su oferta gastronómica de mariscos y pescados frescos. Los mismos productos que los hermanos Isidro, Jorge y Conchi Inchausti han trasladado hasta este nuevo espacio que se inauguró el 15 de abril de 2019 a pocos metros del primer negocio familiar.

Según ha explicado Isidro Inchausti la recién nacida barra simula el camarote de un barco por su vinculación con el mar «conseguida por el contraste entre el mármol y el azul de algunos azulejos. También cuenta con muchos cristales que le otorgan luminosidad y lo convierten en un sitio muy agradable, como las cervecerías antiguas que se están perdiendo». En la extensa oferta de marisco y pescado frito de la Barra de Inchausti no faltan los platos más populares del restaurante La Moneda como el calamar de potera relleno, la sopa de galera o la tortillita de camarones. Como novedad principal han incorporado las pavías de bacalao «porque estamos en la calle del cantaor el Pali y él siempre decía que ojalá hubiera menos misiles y más pavías».

En cuanto a lo que a variedad de mariscos y pescados se refiere, en el nuevo establecimiento de los Inchausti se pueden degustar desde carabineros a patas rusas, pasando por gambas blanca de Huelva o boquitas de la isla, entre otros. Respecto al pescaíto frito, los clientes pueden encontrar adobo, chocos, boquerones o acedías, aunque también tapas y platos más elaborados como el tronco de bonito del norte en escabeche o el carpaccio de gambas con foie.

Más sobre La Barra de Inchausti, aquí.

Más sobre el restaurante La Moneda, aquí.