Algunos establecimientos de Sevilla y provincia preparan esta variedad de gasterópodo, muy popular en Córdoba, para recoger o entregar a domicilio mientras aguardan la llegada del caracol tradicional, que se prevé para primeros de mayo.

 

No ha podido ser. Aunque hace unos días se preveía que los primeros caracoles llegaran de Marruecos a mediados de abril, parece ser que habrá que esperar a que comience el mes de mayo para disfrutar de estos  gasterópodos en todo su esplendor.

Mientras tanto, para aplacar las ansias los clientes, algunos establecimientos o distribuidores de Sevilla y provincia han comenzado a comercializar los llamados caracoles blancos o cordobeses, similares a una cabrilla blanca muy pequeña, cocinados a imagen y semejanza del caracol tradicional. «La gente quiere mantener sus costumbres y seguir comiendo lo que le gusta, aunque sea en sus casas», explica Antonio Garrido quien bajo la firma Hermanos Garrido lleva estos caracoles a particulares y establecimientos de Bollullos de la Mitación, el Aljarafe y parte de Sevilla capital. «Se preparan con el mismo caldo que se utiliza para los de siempre y quedan muy ricos».

Gran aceptación está teniendo también esta variedad de gasterópodos en el despacho de Caracoles de Sevilla Este donde su propietaria, Paqui Lora, los introdujo al principio de abril. «Es la primera vez que los trabajamos y hemos tenido que explicarles sus características a los clientes que no los conocían». Aunque Lora se encuentra satisfecha «porque están gustando mucho», la dueña del despacho se confiesa «más que consciente» de que la gente está esperando sus caracoles de siempre como agua de mayo».

Más sobre la temporada de caracoles en Sevilla durante el confinamiento, aquí.