El establecimiento se ubica en el barrio de Santa Catalina en una antigua residencia del siglo XIX y cuenta con vinos, aceites, chacinas y conservas selectas.

 

Sus puertas se abrieron por primera vez el 19 de febrero de 2020 pero su estética y ambientación recuerdan más bien a las clásicas tiendas sevillanas de principios del siglo XX. Suelo hidráulico, mallas de gallinero sobre las vitrinas y algunos vestigios de una antigua residencia de columnas romanas transportan al cliente de Casa Tarín a tiempos pasados. La nueva tienda gourmet del barrio de Santa Catalina tiene un aire nostálgico con el que su propietario, Joaquín Solís Tarín, está más que encantado. «Así quería que fuera, un establecimiento de los que toda la vida ha habido en esta zona pero con productos diferentes», manifiesta su dueño.

Suelos hidráulicos, techos de vigas y vitrinas con mallas conforman la ambientación nostálgica de esta nueva tienda. Foto cedida por Casa Tarín

Suelos hidráulicos, techos de vigas y vitrinas con mallas conforman la ambientación nostálgica de esta nueva tienda. Foto cedida por Casa Tarín

Solís Tarín, gestor cultural enamorado de los vinos del Marco de Jerez, decidió montar esta abacería gourmet en octubre de 2019 en el número 45 de la calle Gerona, junto al famoso Rinconcillo. En un principio, barajaba dedicarla tan sólo a vinos pero, posteriormente, se decidió a ampliar su oferta. «Tenemos tantos productos exquisitos en la zona que también incluí quesos, chacinas, salazones y conservas, además de un apartado para los dulces de los conventos de Sevilla».

El propietario del establecimiento, Joaquín Solís Tarín, es un gran amante de los vinos. Foto cedida por Casa Tarín

El propietario del establecimiento, Joaquín Solís Tarín, es un gran amante de los vinos. Foto cedida por Casa Tarín

Junto a los vinos del Marco de Jerez, de la provincia de Sevilla y algunos de ámbito nacional, comparten protagonismo en sus alacenas una selección de aceites sevillanos, vinagres selectos y aceitunas andaluzas.  También traen a diario pan artesanal del Viso del Alcor, «que ha tenido una gran aceptación sobre todo durante los meses de confinamiento, al igual que los vinos, que se han vendido muchísimo».

Conservas, salazones, legumbres, aceites, quesos y embutidos completan la oferta del local. Foto cedida por Casa Tarín

Conservas, salazones, legumbres, aceites, quesos y embutidos completan la oferta del local. Foto cedida por Casa Tarín

En cuanto la situación de «nueva normalidad» lo permita Casa Tarín pretende organizar catas y talleres, limitadas a grupos reducidos, en las que se respetará la distancia social y se extremarán las medidas de precaución e higiene.

Más sobre Casa Tarín, aquí

Más sitios abiertos en Sevilla y provincia durante el estado de alarma, aquí