Ubicado en las inmediaciones de Ciudad Expo, CaraDura supone una alternativa de connotaciones creativas y desenfadadas a la oferta gastronómica de la zona.

 

Tras dos meses enfrascado en la ardua tarea del naming, o dicho en castellano: elección del nombre para una empresa, fue la madre del hostelero sevillano Raúl Ávila quien dio en la tecla. La buena señora consideraba que el apelativo ‘caradura’ era el que mejor definía a su hijo y le retó a bautizar así a su establecimiento. Dicho y hecho. Raúl Ávila enlazó el nombre que le dio su madre con el concepto gastronómico que defendería en su local y desde su apertura el rótulo de ‘CaraDura’ luce con orgullo en el toldo de este restaurante de Mairena del Aljarafe. «Cuidamos mucho el producto, pero a la vez le echamos morro a la cocina y somos creativos y desenfadados. Caraduras, en definitiva», explica Ávila quien tras trabajar en la cocina de Hard Rock Café y otros establecimientos sevillanos inauguró su propio negocio en agosto de 2019.

Caradura cuenta con una amplia terraza donde sirven almuerzos, meriendas y cenas. Foto cedida por el establecimiento.

Caradura cuenta con una amplia terraza donde sirven almuerzos, meriendas y cenas. Foto cedida por el establecimiento.

Ávila, autodidacta, es gerente y a la vez se encarga de los fogones de este nuevo local ubicado en las inmediaciones de Ciudad Expo, «donde la oferta gastronómica es bastante similar y tratamos de ofrecer algo diferente». Así, el equipo de CaraDura abandera una carta con continuos cambios e innovaciones donde las alcachofas con salsa de foei micuit con nata y jamón ibérico, el tartar de atún o la cazuela de pulpo, langostinos y espárragos con salsa de soja y kimchi se han convertido en imprescindibles. «Todos tienen un formato intermedio entre tapa y plato. Aunque estamos estudiando introducir tapas porque nuestro público las demanda».

El tartar de atún, uno de los platos estrella del establecimiento. Foto cedida por CaraDura.

El tartar de atún, uno de los platos estrella del establecimiento. Foto cedida por CaraDura.

Junto a sus platos estrella, el establecimiento de Raúl Ávila también cuenta con carnes y pescados a la parrilla y una amplia oferta de coctelería ya que en CaraDura apuestan por las sobremesas largas. «Por eso cuidamos la música ambiente y que la decoración selvática e industrial de nuestro local y terraza resulte agradable» Además, Ávila estudia a corto-medio plazo ofertar cartas de vino y coctelería molecular en CaraDura. «Aún acabamos de arrancar como quien dice. Pero tenemos muchas ideas para llevar a cabo». De nuevo haciendo honor a nombre de su establecimiento, arrojo y empuje no le faltan.

Decoración cálida, selvática e industrial del establecimiento. Foto cedida por CaraDura.

Decoración cálida, selvática e industrial del establecimiento. Foto cedida por CaraDura.

Más sobre CaraDura, aquí.