La familia Calderón Guerrero envía en 24 horas a cualquier punto del país una selección de hasta medio centenar de platos de comida casera. Madrileños, catalanes y vascos, sus principales clientes.

 

La cocina casera al más puro estilo andaluz conquista paladares en toda España. Y más aún si llega a domicilio, perfectamente envasada para su consumo inmediato a golpe de microondas. Prueba de ello es el éxito de Comida de Pueblo, una empresa familiar de la Puebla de Cazalla que desde hace cuatro años envía tuppers de platos tradicionales a distintos puntos del país con gran demanda. Madrileños, catalanes y vascos son sus principales clientes. «En casa siempre siempre hemos comido siguiendo las recetas de toda la vida. Y queríamos acercarlas a todos aquellos que no tuvieran tiempo de cocinar. ¡No imaginábamos que nuestros tuppers iban a recorrer tantos kilómetros!», declara José María Calderón Guerrero, gerente y uno de los creadores de Comida de Pueblo.

La familia Calderón Guerrero posee una fuerte vinculación con la hostelería y el sector de la alimentación de la Puebla de Cazalla. José María Calderón Madrigal, trabajó durante años como cocinero, al tiempo que mantenía a base de buenos guisos caseros los estómagos de sus vástagos Jorge Manuel y José María. Asimismo, su esposa, María Dolores Guerrero, dirige su propia carnicería desde hace cuatro décadas. Con estos antecedentes, los cuatro integrantes de la familia decidieron emprender, según José María Calderón Guerrero, «haciendo lo que mejor se nos da».

Los envases de Comida de Pueblo destacan por su durabilidad y resistencia. Foto cedida por la empresa

Los envases de Comida de Pueblo destacan por su durabilidad y resistencia. Foto cedida por la empresa

 

Así, en 2016 inauguraron su propio portal web con casi medio centenar de platos de comida casera y en el que se puede encontrar desde arroz caldoso a la marinera, pasando por espinacas con garbanzos, albóndigas de choco, cocido andaluz o carne en tomate. «Aunque lo que más nos piden, sobre todo desde el norte, es la carrillada, el arroz negro y el risotto de espinacas», puntualiza el gerente. Además, cuentan con cinco menús ya cerrados que pueden contener de diez a cinco platos.

Para José María Calderón hijo, la principal clave del éxito de sus productos radica en «la calidad de sus ingredientes y su elaboración tradicional», aunque también destaca la durabilidad de sus envases y rapidez de su envío. «Mandamos tuppers a cualquier punto de España en menos de 24 horas y en unos recipientes altamente resistentes que se pueden meter en el microondas», revela el propietario de Comida de Pueblo. Unas características que seducen especialmente a trabajadores sin tiempo para cocinar y a personas de edad avanzada que, según explica Calderón Guerrero, conforma su clientela. «Con el cierre de Madrid por el coronavirus estos sectores de población de Madrid han incrementado aún más si cabe sus pedidos a Comida de Pueblo», agrega.

Algo que no impide que esta empresa familiar también reciba encargos de sus elaboraciones en la propia Puebla de Cazalla y localidades aledañas.  «Nos hemos hecho con un furgoneta de frío y somos nosotros mismos los que nos encargamos del reparto», revela el gerente de Comida de Pueblo.

Por otra parte y al encontrarse con una producción y oferta en constante crecimiento, la familia Calderón Guerrero baraja la posibilidad sustituir su local actual por una nave de mayor amplitud «para continuar nuestra expansión».

Para conocer la web de Comida de Pueblo, click aquí. 

La guía de los establecimientos con comida a domicilio de Sevilla y provincia, aquí.