La Croqueta Coqueta ha creado la versión abechamelada de este famoso dulce de Cuaresma, de la que ha vendido más de 50 kilos en una semana.

 

Croquetas de torrijas. Tal y como suena. El chef José María Tavallo ha vuelto, una vez más, a rizar el rizo en lo que a la originalidad de sus creaciones croquetiles se refiere. En esta ocasión, ha sido la Cuaresma lo que ha agudizado el ingenio del propietario de la Croqueta Coqueta en Castilleja de la Cuesta que condensado la esencia gastronómica de esta época del año en formato croqueta. «Hemos unificado dos recetas de torrijas: la tradicional con miel y vino, y la actual con pan brioche caramelizado. El resultado es sorprendente», explica Tavallo.

José María Tavallo con su más reciente creación. Foto cedida por el establecimiento

José María Tavallo con su más reciente creación. Foto cedida por el establecimiento

La respuesta de los clientes de la Croqueta Coqueta ante esta nueva elaboración no se ha hecho esperar. En una semana, se han vendido más de 50 kilos de estas croquetas de torrijas que culminan con crema pastelera ligada con palo cortado. «Y para esta también tenemos mucha demanda, esto va a ser un no parar», declara José María Tavallo, orgulloso.

Ante la inminente llegada de la Semana Santa, la Croqueta Coqueta también ha elaborado otras croquetas en homenaje a esta época del año. Hace unas semanas lo hicieron con el bacalao al pilpil, esta con los puerros con langostinos y para la próxima trabajan en unas croquetas de espinacas con garbanzos. Aunque, como explica Tavallo, «serán elaboraciones puntuales, no como las de torrija que los clientes ya nos están pidiendo que las incluyamos en nuestra carta habitual».

Más sobre la Croqueta Coqueta, aquí.