Recetas de siempre, materializadas con productos de cercanía y una elaboración cien por cien artesanal, las claves del establecimiento que las emprendedoras Paquita Navarro y Nieves Saucedo han puesto en marcha junto al moronense Parque Borujas.

 

Paquita Navarro y Nieves Saucedo son amigas de las de toda la vida. Cuentan con una complicidad especial y se consideran casi hermanas. En su sinfín de charlas y vivencias compartidas a lo largo de los años ya habían fantaseado, en más de una ocasión, con la posibilidad de crear juntas su propio restaurante o bar de tapas. Enamoradas de la hostelería, poseían perfiles complementarios: Nieves atesora una larga experiencia en el sector y Paquita goza de una gran fama como cocinera en su Morón de la Frontera natal. Fue en el traspaso del establecimiento con terraza al Parque Borujas cuando decidieron dar el salto. «Nos encantaba ese sitio, así que nos lanzamos a remodelarlo y a defender el tipo de cocina en el que creemos», manifiesta Nieves.

La elaboración de los platos y tapas de Dos Almas es totalmente casera y sin procesados. Foto cedida por Dos Almas

La elaboración de los platos y tapas de Dos Almas es totalmente casera y sin procesados. Foto cedida por Dos Almas

Así, Dos Almas nació el pasado mes de febrero con la intención de recuperar entre sus fogones una cocina de toda la vida, «como la de nuestras madres y abuelas, de elaboración cien por cien artesana». «No utilizamos nada precocinado ni procesado. Hacemos desde el tomate frito a los adobos o escabeches. Todo», remarca la copropietaria con orgullo. En esta línea, los alimentos utilizados para sus elaboraciones de cocina tradicional son de productores próximos a Morón o su campiña, «apostamos por el producto de cercanía, frutas y verduras nos vienen de huertas de la zona, las aceitunas de Pedrera y el pan de masa madre de nuestro pueblo».

Alboronía, receta procedente de Carmona. Foto cedida por el establecimiento

Alboronía, receta procedente de Carmona. Foto cedida por el establecimiento

De esta forma, Nieves y Paquita han conseguido crear una carta de platos y tapas variadas donde el rabo de toro, las manitas de cerdo y la ensaladilla de chocos con langostinos pronto han alcanzado gran popularidad entre sus clientes. También los pescados frescos que traen desde la costa. En breve, incorporarán a su oferta carnes a la brasa que prepararán en un horno josper especializado. Todo ello a consumir en un coqueto salón o en la amplia terraza inserta en el parque que en su día encandiló a las dos propietarias, con vistas a una fuente. «El interior del restaurante lo seguimos manteniendo al cincuenta por ciento de su capacidad, para que los comensales coman tranquilos. Y el exterior es de lo más agradable», comenta Nieves.

Dos Almas cuenta con una terraza inserta en el Parque Bojuras. Foto cedida por el establecimiento

Dos Almas cuenta con una terraza inserta en el Parque Bojuras. Foto cedida por el establecimiento

Ambos espacios se utilizarán a corto o medio plazo, en función de las circunstancias que rodean al COVID-19, para realizar catas y presentaciones gastronómicas.

Más sobre Dos Almas, aquí