Los populares besitos de almendra de la confitería Ortiz de Cazalla de la Sierra podrán adquirirse a partir de noviembre en tiendas gourmet de la capital y alguna de la provincia. También tienen previsto inaugurar página web para su venta online.

 

No existe beso amargo salvo aquel que sabe a despedida. Y en Cazalla de la Sierra de esos no se prodigan. Sino más bien todo lo contrario. Los besos en esta localidad de la Sierra Norte de Sevilla son especialmente dulces. Tanto que invitan a visitar Cazalla tan solo para hacerse con alguno de ellos. Desde hace casi un siglo numerosas personas de distintos puntos de la provincia de Sevilla se desplazan hasta allí con este fin. Que no es el de recibir muestras de amor y cariño de los cazalleros, no se confundan. Los besos más demandados de Cazalla tienen reminiscencias de mazapán y se venden en una pastelería.

Se trata de los populares besitos de almendra elaborados por la confitería Ortiz, una de la más antiguas de la provincia. “Los inventó mi bisabuelo o tatarabuelo, que unió dos mitades de masa que parecen darse un beso para cobijar a una crema de batata”, explica Carlos Ortiz, miembro de la quinta generación familiar que a día de hoy regenta el centenario establecimiento. Carlos reconoce con orgullo que los besitos de almendra se fabrican de manera artesanal y siguiendo escrupulosamente la receta de antaño “que incluye almendra, azúcar, harina, huevo y miel. También los envolvemos manualmente en el mismo papel de celofán de colores que se hacía en sus orígenes”.

Colocación de la crema de batata que une las dos mitades del dulce para que terminen en un beso. Foto cedida por el establecimiento.

Colocación de la crema de batata que une las dos mitades del dulce para que terminen en un beso. Foto cedida por el establecimiento.

Todo ello hace que este dulce, que se fabrica a partir de noviembre y cuyo consumo se incrementa en Navidad, esté profundamente enraizado en las tradiciones cazalleras y de localidades cercanas. Pero el besito de almendra de Cazalla de la Sierra ha tomado este año una firme determinación: quiere conocer mundo y conquistar nuevos paladares. Ante esta inquietud de su producto estrella, confitería Ortiz ha empezado a venderlo a diferentes tiendas gourmet de Sevilla y a algunas de la provincia. “Merece conocerse aún más si cabe. Aunque tenemos muchos clientes que vienen desde fuera de Cazalla a por los besitos, queremos acercarlos a sus hogares y asentarnos en Sevilla capital”

También por este motivo, confitería Ortiz lanzará en diciembre una página web bajo el nombre de ‘Besitos de almendra’ y destinada exclusivamente a la comercialización de este dulce que, según Carlos Ortiz, “tiene a su favor que no necesita frío y su caducidad es de dos meses, por lo que se puede enviar a cualquier sitio”. Sí, definitivamente el besito cazallero va a conocer mundo.

Los besitos de almendra son muy populares en Cazalla de la Sierra y localidades aledañas. Foto cedida por el establecimiento.

Los besitos de almendra son muy populares en Cazalla de la Sierra y localidades aledañas. Foto cedida por el establecimiento.

Carlos y sus hermanos Ángel y Miguel Ortiz, propietarios y savia nueva de Confitería Ortiz, se muestran felices ante la posibilidad de envasar este dulce en elegantes latas de medio kilo decoradas con una estampa de Cazalla y mandar lo que consideran “parte de nuestro legado gastronómico” a cualquier persona interesada en él. “Los besitos tienen un sabor espectacular, muy fino. Son perfectos acompañados de un café o como fin de almuerzo o cena. Sabemos que van a encantar”, concluyen.

Las latas de medio kilo de besitos de almendra se lanzan al mercado al precio de 15 euros. Cada una de ellas contiene entorno a una quincena de unidades. En la confitería Ortiz también pueden adquirirse estos dulces a granel. En este caso, el medio kilo se cotiza a 11 euros y a 21 el kilo.

Más sobre la Confitería Ortiz, aquí.