Restaurantes, bares y puestos de mercados de abastos se reinventan para acercar sus productos hasta los hogares de sus clientes durante el confinamiento.

 

Ante una crisis de cualquier índole, el ingenio del ser humano se agudiza. Y, respondiendo a esta premisa, el sector de la hostelería hace lo propio en tiempos de coronavirus para reinventarse y acercar sus productos hasta los hogares de una clientela que no puede o debe desplazarse durante el confinamiento. Ante el cierre de bares y restaurantes por el actual estado de alarma tan sólo los establecimientos de comida a domicilio resisten la tempestad.

Una circunstancia que ha propiciado que conocidos restaurantes de Sevilla y provincia se lancen a crear su propio establecimiento de estas características. Aunque no se trata de un impulso sin más provocado por la crisis del COVID-19. Todos ellos planeaban explorar la línea del llamado ‘delivery’ antes de la pandemia. Algunos tenían el proyecto finalizado, a punto de inaugurar. Pero la situación actual ha acelerado el proceso. Es el caso de Carmenzita, el nuevo local de comidas preparadas que los propietarios del restaurante de Dos Hermanas Los Baltazares, Javier y Juan Carlos Fernández Vera, han abierto en los Bermejales. Su oferta gastronómica es prácticamente idéntica a la del local nazareno “Llevamos preparando esta inauguración desde hace un año y medio. Nos apetecía acercar nuestras especialidades a Sevilla y en un formato con tirón como la comida a domicilio”, aclara Javier Fernández quien se muestra “sorprendido” de la respuesta obtenida en los quince días de vida del nuevo establecimiento, pese a las circunstancias actuales. “Obviamente no se vende lo mismo que en el restaurante, pero los clientes están respondiendo muy bien”

Las especialidades de Los Baltazares se pueden consumir desde casa con Carmenzita. Foto cedida por el establecimiento

Las especialidades de Los Baltazares se pueden consumir desde casa con Carmenzita. Foto cedida por el establecimiento

Una experiencia igualmente satisfactoria está viviendo el restaurante de alta cocina La Azotea, con varios establecimientos repartidos por la ciudad, con el lanzamiento de ‘La Azotea en casa’. Desde el día 18 de marzo, el negocio de Jeanine Merrill y Juan Antonio Gómez lleva hasta los hogares de sus clientes la comida para servicios de almuerzo y cena. Se preparan menús diarios y algunos platos de la carta del restaurante, especialmente elaboraciones para compartir, tal y como explica Gómez. “Se trata de una línea de negocio que ya habíamos estudiado aunque han sido las circunstancias actuales las que nos han llevado hasta ella”, comenta el propietario de La Azotea quien anuncia que pretende personalizar el proceso de envío a domicilio desde la recepción de la llamadas hasta la llegada de los pedidos. “Queremos mantener la cercanía con nuestros clientes a la hora de explicarles los platos o apostar por un packaging divertido y sorprendente. No vamos a ser un servicio de comida a domicilio mas”, explica Gómez que desea mantener ‘La Azotea en casa’ una vez terminada la crisis del coronavirus.

El equipo de La Azotea se ha volcado en su nuevo servicio de menús y platos a domicilio. Foto cedida por el establecimiento

El equipo de La Azotea se ha volcado en su nuevo servicio de menús y platos a domicilio. Foto cedida por el establecimiento

Y es que, tanto para los propietarios de Los Baltazares como para los de La Azotea la comida a domicilio resulta un servicio complementario a sus restaurantes. «Es un añadido, no vamos a dedicarnos ahora tan solo a esta línea de trabajo», explica Gómez.

Por su parte, puestos de distintos mercados de abastos de Sevilla no han querido quedarse atrás en lo que al envío de productos a domicilio respecta. El vacío que sufren estas superficies durante los días de confinamiento ha promovido más de una iniciativa vinculada con la extensión de este envío de carácter gratuito. Ejemplo de ello es la web El Mercado de Sevilla que actúa de escaparate de las distintas plazas de abastos de la ciudad que cuentan con este servicio. O el mercado de Triana que inauguraba el 2 de abril la entrega a domicilio a través de Uber “para facilitar al máximo las compras, poniendo a disposición de los clientes que compran desde casa un nuevo servicio de entrega a través de sus vehículos”

Cartel anunciador del nuevo servicio que ofrece el Mercado de Triana. Imagen cedida por el mercado

Cartel anunciador del nuevo servicio que ofrece el Mercado de Triana. Imagen cedida por el mercado

Desde el otro lado, establecimientos ya consolidados de comida a domicilio como El Tortillón, Comidas Caseras Pepi o A la Antigua miran esta tendencia con comprensión. Pese a ello, se muestran en desacuerdo con algunos hosteleros que, coincidiendo con la crisis del coronavirus, están ofreciendo a sus clientes comida a domicilio sin pasar las controles higiénicos sanitarios que requiere un negocio de estas características. “Me parece arriesgado y una competencia desleal para los que nos dedicamos única y exclusivamente a esto”, manifiesta Luis Galve, propietario del Tortillón. De los cinco establecimientos con los que cuenta el grupo, tan solo uno de ellos permanece abierto durante el estado de alarma. “La gente tiene más tiempo libre y prefieren cocinar ellos mismos”, explica Galve. «Es comprensible»

Un descenso de las ventas que también ha acusado Comidas Caseras Pepi, el conocido establecimiento de Santa Clara, que ha incorporado servicio a domicilio hace unos días. Antes sus pedidos tan sólo se podían recoger en el local. “Todos estamos añadiendo este servicio no porque nos haga vender mucho, sino porque nos ayuda a mantenernos”, desvela Ramón Pérez, propietario de Comidas Pepi.

A La Antigua, como en Comidas Caseras Pepi, han incorporado envíos a domicilio. Foto cedida por A La Antigua

A La Antigua, como en Comidas Caseras Pepi, han incorporado envíos a domicilio. Foto cedida por A La Antigua

También A la Antigua, Casa de Comidas y tienda de platos caseros para llevar, ha incorporado este servicio recientemente, que al igual que Comidas Caseras Pepi, mantendrá cuando finalice la crisis del COVID-19. “Son momentos complicados pero tratamos de hacer economía de barrio. Comprar productos frescos a la carnicería o al frutero de nuestra zona. Esto ayudará a que nuestro sector resurja”, manifiesta Rosario Castro, copropietaria de A La Antigua.

Una idea la de Rosario que también comparten desde la Asociación de Hosteleros de Sevilla y provincia. Al margen de la proliferación de los establecimientos de comida a domicilio, el vicepresidente de la patronal, Andrés Laredo, considera que “la unión de los hosteleros y de todos los agentes del sector es necesaria para salir de esta crisis”. “Somos un circulante, si nosotros funcionamos también lo va a hacer el panadero o carnicero al que le compramos pan o carne para el negocio”.

La apuesta de la Asociación de Hosteleros de Sevilla y provincia es, por tanto, integral e integradora. “No existe un modelo concreto de negocio que nos salve. Ni comida a domicilio, ni nada. Solo el trabajo conjunto, promocionando la calidad gastronómica nuestra ciudad y su provincia para que todos salgamos beneficiados”

Más sobre Carmenzita, aquí.

Más sobre la Azotea, aquí.

Más sobre el proyecto El Mercado de Sevilla, aquí.

Más sobre el mercado de Triana, aquí.

Más sobre el Tortillón, aquí.

Más sobre Comidas Caseras Pepi, aquí.

Más sobre A la Antigua, aquí.

Sitios abiertos en Sevilla y provincia durante el estado de alarma, aquí.