Varios restaurantes de prestigio de la provincia se apuntan a la tendencia de servir sus chuletones crudos en las casas de los clientes para que estos los hagan a la parrilla. Malambo’s ofrece incluso un parrillero para elaborarlas

 

Ser carnívoro es una condición y no una elección. También durante la cuarentena. Es más, el deseo de consumir una pieza de carne de calidad y tamaño contundente parece avivarse en estado de confinamiento. Y no solo entre aquellos clientes asiduos a los asadores. Recrear la ceremonia de elaboración de un buen chuletón o entrecot en casa y disfrutar de su posterior ingesta siguiendo las indicaciones del restaurante de confianza comienza a convertirse en tendencia en Sevilla y provincia.

Algunos de los principales asadores sevillanos son los responsables de este fenómeno. Desde el inicio del estado de alarma, estos establecimientos se han lanzado a enviar sus piezas de carne cruda envasadas al vacío a domicilio. Y la respuesta ha sido todo un éxito. “Nos hemos quedado muy sorprendidos. No esperábamos que a la gente le gustara tanto esta propuesta. Hemos repartido nuestras carnes prácticamente por todas las localidades de Sevilla” manifiesta Gonzalo Mancera, jefe de cocina del Asador La Perdida de Alcalá de Guadaíra.

El proyecto de envío de carnes a domicilio de La Perdida nace inserto en la puesta en marcha de su web de venta online. Según explica Mancera, el establecimiento pensaba lanzar ambos coincidiendo con el verano de 2020 “pero la llegada del estado de alarma por el coronavirus aceleró su creación” Así, el asador alcalareño ofrece a través de su portal web una amplia variedad de piezas de carne gourmet bajo la etiqueta ‘vacuno selección’ de las que se puede seleccionar su procedencia, corte, maduración y peso. Buey gallego o charolés, vacuno Black Angus, Frisona, Simmental o charolés conforman el abanico de razas a elegir, teniendo una especial demanda la última de ellas, procedente de una ganadería propia que cría La Perdida en la misma Alcalá de Guadaíra.

Los chuletones han sido el corte de carne de La Perdida más demandado durante el confinamiento. Foto cedida por el establecimiento

Los chuletones han sido el corte de carne de La Perdida más demandado durante el confinamiento. Foto cedida por el establecimiento

Respecto a las preferencias por determinadas piezas, el jefe de cocina de La Perdida no tiene ninguna duda: “nuestros chuletones están arrasando”. Lo hacen especialmente, según Mancera, los de maduraciones altas, de entre 100 y 120 días. “Nuestra clientela sabe que les estamos vendiendo calidad por eso apuestan por piezas contundentes”. Junto a estas piezas seleccionadas, la web del asador alcalereño también cuenta con las llamadas ‘delicias de vacuno’ formadas por carpaccio de picanha y cecina de buey, además de elaboraciones de la carta habitual del restaurante y una selección de vinos. Todos ellos se envían a domicilio en piezas individuales o packs ya estructurados. “Pero los chuletones se llevan la palma en lo que a pedidos se refiere”

Una vez entregados en un plazo inferior a las 24 horas, los clientes reciben unas nociones por parte del equipo de La Perdida sobre cómo atemperar y preparar bien estas carnes. Para facilitar aún más si cabe esta labor, el asador proyecta crear vídeos explicativos del propio Mancera que colgarán en su página web. “Todo para mejorar la experiencia del cliente”, puntualiza el jefe de cocina de La Perdida.

Un cliente que ya ha regresado a la terraza del asador alcalareño y que también puede adquirir sus platos preparados para llevar pero que no se olvida del envío a domicilio. “Es un servicio que ha llegado para quedarse”, sentencia Gonzalo Mancera.

Malambo’s

Una intención que La Perdida comparte con Malambo’s, otro de los asadores sevillanos que también han sucumbido a la tendencia de instaurar un servicio de carnes sin elaborar, envasadas y a domicilio durante la cuarentena. En el caso del restaurante argentino de Claudio Tello, otro gran especialista en carnes. Además de piezas sueltas se ofrecen un total de 5 “menús”, similares a unas parrilladas típicas argentinas, con ingredientes diferentes y también envasados al vacío: carne de vacuno, chorizo y morcilla criolla, queso tipo Provolone (el que se hace a la plancha) y luego mollejas de ternera o costilla de cerdo . “Aún no tenemos fecha para la reapertura de nuestro establecimiento pero este servicio a domicilio se queda con nosotros. Nos ha demostrado que Malambo’s está vivo”, comenta Tello quien se muestra muy agradecido “tanto a nuestros clientes de siempre como a los nuevos que se han obtenido gracias al boca a boca” con el respaldo a esta iniciativa.

Además de piezas sueltas, Malambo's ofrece hasta 5 tipos de menús que llevan a domicilio. Foto cedida por el establecimiento

Además de piezas sueltas, Malambo’s ofrece hasta 5 tipos de menús que llevan a domicilio. Foto cedida por el establecimiento

Al igual que La Perdida, este proyecto Malambo’s ya estaba fraguado antes de la irrupción de la crisis del coronavirus y, de idéntica manera que al equipo del asador de Alcalá de Guadaíra, a los de Sevilla les ha sorprendido gratamente la respuesta de los carnívoros confinados sevillanos. “Hay personas que han repetido muchas veces. Los amantes de la buena carne no quieren renunciar a ella si, por cualquier circunstancia, tienen que quedarse en casa”, concluye Tello.

En este sentido, los clientes de Malambo’s han agradecido especialmente que el envío de sus carnes por parte del equipo del asador llegaran a domicilio acompañadas con unas instrucciones para su preparación, en función de si los clientes disponían de plancha, parrilla u horno. “Les ha gustado que se lo pongamos fácil”, manifiesta Claudio Tello.

Parrillero a domicilio

Tan entusiasmado se encuentra el propietario de Malambo’s ante la demanda de sus parrilladas envasadas a domicilio que, aprovechando las nuevas fases del desconfinamiento, ya ha puesto en marcha otro servicio vinculado al consumo de carne en casa. Se trata del parrillero también a domicilio. En esta modalidad, según comenta Tello, es un especialista el que se desplaza hasta el hogar del cliente para preparar las carnes de Malambo’s para pequeñas reuniones.

El Carrito no se lo plantea

Nuevas tendencias dentro del sector de las brasas sevillano que Antonio Martínez, propietario de la venta El Carrito de Alcalá de Guadaíra, otro de los asadores señeros de la provincia, también conoce. “En Madrid y otras grandes ciudades se ha convertido en moda todas estas alternativas” declara a la vez que manifiesta que “es comprensible que funcionen porque que sea tu restaurante de siempre el que te surta de carnes siempre da confianza”. Pese a ello, Martínez no se plantea poner en marcha ningún servicio similar a los de La Perdida o Malambo’s. “Durante estos meses de cuarentena he estado centrado en la reapertura de mi restaurante que tendrá lugar el 1 de junio. Eso es lo que ha ocupado mi mente”.

Las chuletas de Almansa pueden llegar a cualquier punto de España gracias al nuevo servicio que acaban de instaurar. Foto cedida por el establecimiento

Las chuletas de Almansa pueden llegar a cualquier punto de España gracias al nuevo servicio que acaban de instaurar. Foto cedida por el establecimiento

Almansa también se apunta al domicilio

Por el contrario, Javier Almansa, propietario del restaurante Almansa de Sevilla, uno de los grandes clásicos del mundo carnívoro de Seilla, sí que le ha dado alguna que otra vuelta a la cabeza durante el confinamiento en este sentido. El hecho de que sus clientes le demandaran sus famosas chuletas para consumir en casa durante este tiempo le marcó la senda a seguir. Por ello, hace menos una semana inauguró un servicio de envío a domicilio de su corte de carne más famoso de alcance nacional. “Contamos con cinco razas a elegir: retinto, simmental, frisona, gallega y pirenaica, y el plazo de entrega es de 24 a 48 horas”, explica el propietario de Almansa Pasión y Brasas. El proyecto acaba de arrancar y se mantendrá cuando a principios de junio el asador reabra sus puertas, tal y como desvela su propietario. Y no solo eso. Javier Almansa también estudia nuevas iniciativas para seguir acercando los productos de su restaurante a los clientes que deseen consumirlos en la intimidad del hogar. En el universo carnívoro, el llamado ‘servicio a domicilio’ ha dejado de ser el futuro para convertirse en presente.

Para saber más