Nacho Dargallo y Sandra Rodríguez deciden «aparcar» la marca para centrarse en Disparate, su otro restaurante situado en La Alameda, cuya carta y estética van a cambiar. No descartan recuperar El Gallinero en otra ubicación

 

El próximo sábado, día 18 de junio será el último servicio de El Gallinero de Sandra en el local de Pasaje Esperanza Elena Caro, muy cerca de La Alameda y donde este restaurante, uno de los pocos de Sevilla distinguidos como «Bib Gourmand» viene funcionando desde el año 2004.

Nacho Dargallo, director gastronómico del establecimiento y copropietario del restaurante junto a Sandra Rodríguez deja claro que «lo que hacemos es poner en modo pausa la marca El Gallinero de Sandra, pero nosotros seguiremos trabajando en nuestro otro local en El Disparate, donde realizaremos también la cocina que nos gusta, con algunos de los platos que han triunfado en El Gallinero y también otros nuevos que pondremos en marcha aproximadamente en el mes de septiembre, cuando termine la profunda remodelación que haremos no solo en el restaurante sino también el el hotel The Corner House donde está alojado».

El edificio seguirá funcionando como hotel con encanto y mantendrá en la azotea una terraza donde se podrán tomar copas y también algunas tapas «en plan abacería, con algunas conservas de calidad y embutidos».  En la planta baja, con comedor y terraza, seguirá funcionando El Disparate,  que cambiará de estética y carta.

La pareja ha encargado este proyecto de remodelación a dos firmas de prestigio, al escultor Javier Ayarza, el mismo que se encargó del proyecto inicial de Aponiente, el único Tres Estrellas Michelín de Andalucía, y Manuel Uribe.

Nacho Dargallo señala que la remodelación del hotel y el restaurante se realizará en dos fases y en la última, la que afecta especialmente al comedor, «cerraremos durante dos o tres semanas, aún no podemos concretar el tiempo exacto».

Dargallo se muestra muy satisfecho con la evolución de Disparate «en los últimos años. Surgió como algo informal de apoyo al hotel pero ha ido adquiriendo personalidad propia y ahora creo que puede dar este paso a convertirse en un restaurante con más fuerza». En este sentido resalta que contará con una parte importante del equipo de El Gallinero de Sandra que estará ahora en Disparate «y yo mismo estaré coordinándolo todo».

El sitio también fue ya citado por Michelín en la última edición de su guía como restaurante recomendado. A partir de septiembre, cuando ya se haya hecho la remodelación que supondrá también una mejora de las cocinas, se podrán probar platos emblemáticos de El Gallinero de Sandra como los famosos huevos estrellados, además de una carta en la que «los fuera de carta tendrán una gran importancia ya que nuestra intención es seguir trabajando con el producto fresco y dándole especial relevancia a la verdura».

El establecimiento seguirá funcionado hasta entonces con la carta actual (verla aquí) y con la que ya obtuvieron la distinción de Michelín como sitio recomendado.

La terraza de El Disparate. Foto: Cedida.

Con respecto a El Gallinero de Sandra, Dargallo señala que el local está ya en traspaso «y a partir de ahí ya veremos que depara el futuro. No descartamos recuperar la marca, pero lo que si es seguro es que lo haremos en otro espacio».

El Gallinero de Sandrá había experimentado en los últimos meses un profundo cambio que le había llegado a ofrecer para comer solo menús degustación. Dargallo señala que «la fórmula nos ha dado muchas alegrias, de hecho hemos tenido una muy buena respuesta del público, pero ahora queremos centrarnos en el proyecto de La Alameda».

Horarios, localización, teléfono y más datos de El Disparate, aquí

…Y además