El afamado pastelero ha estrenado en su tienda Bocasú esta pieza de pan que guarda gran semejanza con la receta andaluza y que elaborará artesanalmente los viernes y sábados.

 

Pese a que su fuerte es la dulcería y bollería, el afamado pastelero Manu Jara ha realizado una  incursión en la panadería. La demanda popular de piezas de pan de pequeño tamaño en algunos de sus establecimiento le ha hecho probar suerte con la producción de molletes en su tienda Bocasú, en el mercado de Triana. Unos molletes cuya receta, según explica el propio Jara, «procede de la zona de la Provenza, en Francia, de donde proviene la harina molida en horno de piedra sílex con la que los preparo, que hace que no pierda sus propiedades y nutrientes».

La fórmula, muy similar a la de este mismo pan en Andalucía, se completa con aceite de oliva procedente de Jaén y una larga fermentación. «Vuelve a ser una fusión entre nuestra tierra y Francia, como todo lo que hago. Un mollete afrancesado», sentencia.

Estos molletes se elaborarán tan solo dos días a la semana, viernes y sábados.

Más sobre Manu Jara, aquí

La gran guía del mollete de Sevilla