La firma ‘El Descansillo’ de Paradas comercializa una pieza del chuletero ibérico que simula al tomahawk de ternera. De gran aceptación en Reino Unido e Italia comienza a introducirse en Sevilla.

 

Los chuletones no son patrimonio exclusivo del vacuno. Así lo defienden desde la firma productora y comercializadora de cerdo ibérico El Descansillo. Esta empresa de Paradas cuenta con una pieza procedente del chuletero porcino pero cuya forma y grosor emula a un chuletón de vaca. «Concretamente a un tomahawk de ternera, un corte que se ha popularizado en los últimos años, y que en la chuleta de cerdo se consigue eliminando la parte del lagartito y dejando tan solo el hueso», aclara Manolo Barrera, uno de los propietarios de la firma.

Los ocho cortes de vacuno de moda entre los carnívoros

Según explican desde El Descansillo, este chuletón porcino goza de gran demanda en clientes de Reino Unido e Italia, mientras que en España aún no se ha popularizado en exceso. En este sentido, Barrera ha comenzado a introducir esta pieza en restaurante sevillanos como es el caso de la Cochera del Abuelo. Este chuletón tiene un peso aproximado entre 300 y 350 gramos y desde El Descansillo recomiendan prepararlo en su propia grasa sin añadir aceite de oliva y dejarlo un poco crudo en su interior.

Más sobre El Descansillo, aquí. 

Asadores de carne en Sevilla