El Bar Periqui, situado en la zona del Nuevo Bulevar de Mairena del Aljarafe, representa a la perfección a la cervecería sevillana con cerveza muy fría, marisco bien cocido, pescado frito, tapeo a buen precio con guisoteo y una ensaladilla de gambas para repetir

 

Sale a escena a temperatura ambiente, nada que ver con esas ensaladillas que llegan a la mesa casi congelatis y que impiden valorar la cremosidad de una buena mayonesa. Sólo lleva gambas…que se ven, patata cocida y mayonesa, elaborada por ellos mismos. Se presenta «al pegotón«, nada de bolas. No hay ninguna decoración, ni siquiera, un poco de mayonesa por lo alto. El plato blanco, redondo y la tapa (3,80 euros) generosa de tamaño. Para acompañar unas regañás del horno Padevi del Villalba del Alcor (Huelva).

Ensaladilla de gambas del bar Periqui. Foto: Cosasdecome

La empezó a hacer la abuela Joaquina y la fórmula ha seguido luego por manos femeninas, las de su nuera, Adriana Beltrán del Toro, que la hace en la actualidad. No ha cambiado nada, lo único que ahora se elabora con huevo pasterizado porque así lo exige Sanidad. Joaquina Salas del Valle fue la cofundadora y primera cocinera del «Periqui» allá por el año 1983 cuando junto a su marido Pedro Martinez «Periqui» pusieron su primer bar en marcha en la calle Marqués de Paradas en Sevilla.

Allí empezó a destacar la ensaladilla de Joaquina y también su solomillo al whisky, su menudo… sus manitas. Su nieta, Cristina Martínez Beltrán, hija de Pedro Martínez Salas y Adriana, destaca que «ella fue la que creo nuestro recetario».

Joaquina Salas del Valle, la creadora de la famosa ensaladilla del Bar Periqui. La foto fue tomada en el bar que tenían en la calle Marqués de Paradas. Detrá de Joaquina pueden verse unas latas que se ponían sobre la plancha con agua caliente para mantener los guisos a su temperatura. Era la versión «casera» del baño marñia. Foto: Cedida por el Bar Periqui.

 

El Bar Periqui está en la avenida de la Filosofía de Mairena del Aljarafe, en una especie de «polígono de atracción gastronómica» que se ha formado en esta zona residencial situada a pocos minutos de Sevilla. Los fines de semana cuesta encontrar aparcamiento por la zona porque son muchos los que acuden ya a este recinto a tapear a o comer.

Responden a los cánones de la típica cervecería sevillana. Cruzcampo muy fría para beber, terraza amplia con unas coloridas sillas «colorás» y sombrillas a juego, un salón interior decorado con grandes fotos de monumentos de Sevilla y una barra en forma de L desde la que se va la cocina.

En lo gastronómico mariscos que vienen de Galicia y Huelva y pescados que llegan desde Cádiz y la costa onubense y que se sirven sobre todo fritos. La estrella marisquera, aunque la oferta es variada, son las gambas. El día que estuvimos, unas de buen tamaño, se cotizaban a 12 euros la media ración. La cocción muy lograda, jugosas, con coral en las cabezas y servidas al estilo sevillano con la sal por encima.

Gambas cocidas. Foto: Cosasdecome

El marisco siempre ha sido otro de los atractivos de «Los Periqui». Pedro Martínez empezó en la hostelería muy joven, en Villalba del Alcor, en 1977. En 1983 abrió su primer bar en la calle Marqués de Paradas en Sevilla para ya luego en unión de sus hijos trasladarse a Los Remedios. De hecho otro de sus hijos, mantiene en ese barrio el Periqui Chico, con una oferta gastronómica parecida.

El hijo de Pedro y Joaquina, Pedro Martínez Salas se inició muy joven en la hostelería ayudando a sus padres. Adriana Beltrán lo conoció cuando ella sólo tenia 13 años y empezó a trabajar en los establecimientos de la familia, junto a su suegra a los 16 años.

Estuvieron en varios locales en Los Remedios, hasta que en diciembre de 2017 se trasladaron a Mairena, un sitio que conocen bien ya que vivian por la zona. Cristina señala que «aqui hemos mantenido el mismo espíritu de cervecería que siempre nos ha caracterizado.

Adriana Beltrán, la cocinera del bar Periqui, junto a Pedro Martínez, que se ocupa de seleccionar la materia prima y atender a los clientes y su hija Cristina, la gerente del negocio familiar. Foto: Cedida por el establecimiento.

El marisco, el pescado frito, los aliños y los guisos siguen siendo la clave del establecimiento, además del «bartolito» una tapa típica de la casa que consiste en un flamenquín de jamón york relleno de queso y gambas. El día en que fuimos probamos unos boquerones muy bien fritos, crujientes por fuera y muy jugosos por dentro, de los mejores que hemos probado.

Boquerones fritos del bar Periqui. Foto: Cosasdecome.

Cristina Martinez señala que en un fin de semana se pueden llegar a vender hasta 15 kilos de ensaladilla. Destacan que intentan utilizar productos locales. Así para freir el pescado utilizan harina de La Palma del Condado. Frien en aceite de girasol y una de las frituras estrella, el bacalao, lo acompañan con un buen pegotón de la mayonesa de la casa.

Martinez tiene 32 años y se incorporó al negocio familiar muy joven, cuando tenían el bar en la calle Virgen del Valle de Sevilla y también en la peña sevillista Eindhoven.

Horarios, localización, teléfono y más datos del bar Periqui, aquí.

…Y además

Aproximación a la realidad ensaladillística de la provincia de Sevilla (leasé con picos)

Pincha aquí para disfrutar el buey gaditano