Inspirada en el bulevar de la sidra de Oviedo y en su habitual oferta gastronómica, parrilladas de carnes asturianas y mariscos serán los protagonistas de la carta de este amplio restaurante de 300 metros cuadrados.

 

Rebasar los límites de El Sella. Tanto a nivel físico como culinario. Con unas instalaciones más amplias y una mayor oferta gastronómica. Avalada por el éxito del popular restaurante asturiano de la calle Pureza, la empresaria Ana Pérez ha logrado ambos objetivos. Y lo ha hecho dando vida a un nuevo establecimiento dedicado a la cocina de su tierra natal en el número 22 de la calle Castilla, también en Triana. Su nombre: Gascona, al igual que la zona de Oviedo donde se ubica el famoso bulevar de la sidra. En él, tal y como explica Pérez, “se emplazan numerosas sidrerías elegantes donde carnes, pescados y mariscos frescos son los protagonistas”. Un concepto gastronómico que la propietaria de El Sella ha querido trasladar hasta Sevilla “para demostrar que la cocina de Asturias va más allá de fabes y cachopos”

 

En esta línea, Gascona mantendrá en carta gran parte de los clásicos de El Sella como su famosa fabada, arroces o cachopos que habitualmente se encontraban fuera de carta. Pero además, el nuevo establecimiento se definirá por carnes procedentes de Asturias y Galicia como el solomillo o entrecot de ternera, el chuletón de vacuno mayor, el T-Bone de vaca rubia, la hamburguesa de ternera asturiana o la picaña de ternera gallega, todas ellas preparadas a la parrilla. En el apartado de mariscos destacan ostras, mejillones, zapateiras, zamburiñas, bueyes de mar, centollas y navajas (según temporada). Y en el de pescados: lubinas, doradas, calamares o merluza. “Todos ellos de muy alta calidad”, puntualiza Ana Pérez.

La amplitud define este nuevo espacio, con grandes ventanales abatibles a la calle Castilla. Foto cedida por el establecimiento

La amplitud define este nuevo espacio, con grandes ventanales abatibles a la calle Castilla. Foto cedida por el establecimiento

La oferta de Gascona muy extensa. Tanto que a estas especialidades se suman más de una treintena de platos para compartir, entre los que tienen una importante presencia las chacinas ibéricas, y otra treintena de tapas variadas. Además cuentan con ensaladas, sartenes y revueltos, tablas de productos asturianos y más de una decena de postres. En su bodega, junto a una seleccionada variedad de sidras, también hay hueco para de vinos asturianos, andaluces, Rioja, Ribera del Duero, Albariño y Rueda

Gascona es un restaurante inspirado en aquellos que atestan el bulevar de la sidra de Oviedo. Foto cedida por el establecimiento

Gascona es un restaurante inspirado en aquellos que atestan el bulevar de la sidra de Oviedo. Foto cedida por el establecimiento

Si amplia es la carta de Gascona, la amplitud también define su espacio. El establecimiento se ubica en un local de unos 300 metros cuadrados con capacidad para unos noventa comensales. Además, según relata Pérez, cuenta con grandes ventanales abatibles “que aumentan aún más si cabe esa sensación de desahogo del lugar”. A diferencia de lo que ocurre en El Sella, se delimitan las zonas de tapeo y comedor y se dispone de dos reservados. En lo que a su decoración se refiere, Gascona mantiene la ambientación de corte clásico aunque con guiños vintage del negocio anterior: el taller de la diseñadora flamenca Rocío Trastallino. Así se respetan algunas de sus esculturas, lámparas de cristal, molduras o sillas isabelinas. «Y para añadirle una nota sevillana al conjunto asturiano servimos nuestros platos en una vajilla de la Cartuja», concluye la propietaria.

Uno de los dos reservados del establecimiento. Foto cedida por Gascona

Uno de los dos reservados del establecimiento. Foto cedida por Gascona

El establecimiento permanecerá abierto de lunes a sábados de 13:30 a 16:30 y de 20:30 a 00:00 horas. Los domingos tan solo abrirá durante el mediodía.

Más sobre Gascona, aquí