Esta pequeña panadería lebrijana se especializa desde hace veinte años en estas piezas alveoladas que fermentan en paño en el interior de un armario, siguiendo la receta tradicional. Sus panes tienen gran aceptación en diversos establecimientos hosteleros de Sevilla ciudad.

Antonio Tejero y Antonia Caro llevan dos décadas elaborando panes a la antigua usanza. Siguen la tradición que un día heredaron del padre de Antonio, Manuel Tejero, alias el Gorrión, popular panadero lebrijano que inculcó tal amor por este oficio a sus siete hijos que todos ellos se dedican a la panadería. Antonio lo hace con su propio establecimiento en Lebrija que lleva por nombre Horno Antonio Gorrión y donde, según explica Antonia Caro, rescatan «el sabor de los panes de siempre, con las mismas técnicas y cuidados”. En esta línea, fabrican el que es su pan más demandado: el rústico, una elaboración de masa madre que fermentan en paño en un armario “en un proceso lo más natural posible, sin cámara de frío” “Gusta bastante porque tiene mucho alveolo”, añade Caro.

Las teleras de Antonio Gorrión gozan de gran demanda. Foto cedida por el establecimiento

Las teleras de Antonio Gorrión gozan de gran demanda. Foto cedida por el establecimiento

Además de esta especialidad, Horno Antonio Gorrión elabora distintas piezas todas ellas con masa madre, en horno de piedra y sin ningún tipo de aditivo. Gozan de gran aceptación sus ‘molletes antiguos’, que se caracterizan por su gran cantidad de miga interior, las teleras y chapatas. Muchas de ellas viajan semanalmente hasta Sevilla para surtir a numerosos establecimientos hosteleros.  La Antigua Abacería de San Lorenzo, Vida Loca, Trashumantes, Maquila, Olivares, Casa Macareno, Juan Palomo, el grupo La Vida en Tapa, La Espiga, Casa Murillo, Balcón Real, Charlatán, Sal y Tomate o Vinería de San Telmo son tan solo algunos de ellos. «Cada uno de ellos nos encarga un tipo de pieza en función de sus necesidades. Nos sentimos muy afortunados ante tanta demanda de la hostelería sevillana», manifiestan

También cuentan con una línea propia de dulces artesanales. Foto cedida por el establecimiento

También cuentan con una línea propia de dulces artesanales. Foto cedida por el establecimiento

Además de sus creaciones panaderas, Horno Antonio Gorrión también cuenta con algunas elaboraciones dulces de corte tradicional. Es el caso de sus bizcochos de limón, naranja o espelta, las ‘magdalenas antiguas’ o los bollitos de leche.

Más sobre el Horno Antonio Gorrión, aquí.

…Y además