Los empresarios sevillanos Ignacio Matías Mestre, Roberto Fernández, Borja Cuéllar y Raúl Moreno hacen un guiño al origen gastronómico de su barrio natal a través de este nuevo establecimiento donde todos los productos proceden del triángulo Sevilla-Cádiz-Huelva y la mayoría de los vinos son andaluces y sin sulfitos.

 

«Buscamos los orígenes de la gastronomía en Triana, que también son los de gran parte de Andalucía». Se trata de toda una declaración de intenciones bajo la que abrió sus puertas el 14 de mayo La Atrayana, un singular establecimiento ubicado en el número 6 de la trianera plaza Virgen de los Dolores puesto en marcha por los empresarios sevillanos Ignacio Matías Mestre, Roberto Fernández, Borja Cuéllar y Raúl Moreno en su barrio natal. Todos ellos cuentan con una dilatada experiencia en hostelería y han decidido unirse para reivindicar los sabores de la tierra a través de tapas elaboradas con productos de cercanía y vinos en su mayoría de origen andaluz. «Somos un bar de barrio muy especial, traemos materia prima de calidad de Km0 de las provincias de Sevilla, Cádiz y Huelva y la cocinamos sin adulterarla. Nos gustan las recetas de toda la vida, pero hechas de forma sencilla, en su mayoría a la brasa y en el momento», explica Raúl Moreno, formado en la taberna del Alabardero pero dedicado desde hace veinte años a la enología y viticultura.

Asimismo, Moreno revela que La Atrayana apuesta por la recuperación de platos e ingredientes tradicionales de la cocina sevillana «como el hinojo y la naranja que incluimos en una de nuestras ensaladas, combinada con queso payoyo, o la hierbabuena, usada en nuestro chimichurri andaluz». Potencian además la utilización de ingredientes vinculados a la cultura árabe como las almendras, la miel o el anís «en un guiño al pasado de Al Andalus». Todo ello en una oferta gastronómica basada en el tapeo aunque también cuenta con algunos platos para compartir y postres de elaboración propia.

La carta de vinos tiene personalidad propia. Raúl Moreno la denomina como «mirada al origen». Elaborada por este enólogo, se compone de unas cuarenta referencias, la mayoría de ellas andaluzas, ecológicas y naturales, es decir sin sulfitos y con un mínimo de intervención. «Compramos en toda España para ofrecer a nuestros clientes algo diferente a lo que hay hasta ahora en Sevilla. Tenemos algunas marcas reconocibles pero apostamos por lo distinto y de la tierra», puntualiza Moreno.

En cuanto a las características físicas del local, emplazado en una plaza de naranjos con unas veinticinco mesas en su terraza, posee un salón interior con capacidad para aproximadamente cincuenta comensales. La ambientación y estética es nórdica, de colores cálidos, gran presencia de madera y sillas de mimbre, aunque con algunas notas arabescas en azulejos y elementos decorativos.

Como novedad, la Atrayana servirá también desayunos tradicionales y en mes, según avanza Raúl Moreno, ofertará además brunchs de corte internacional en horario de 9:00 a 13:00 horas.

Más sobre La Atrayana, aquí