Bautizada como El Pantera de San Lorenzo se ha inaugurado el 26 de octubre en la calle Eslava ofreciendo un concepto desenfadado basado en cerveza fría, vinos y tapeo informal.

 

Tres de los socios del restaurante La Casa del Tigre, Luis Plaza, Pedro Guardia y Emilio Gimeno, y los propietarios del también restaurante Petit Comité se han unido en una nueva aventura empresarial vinculada con la restauración. Se trata de El Pantera de San Lorenzo, una tasca o bodeguita de corte tradicional que abría sus puertas el pasado 26 de octubre en la céntrica calle Eslava. Con ella, los hosteleros rinden tributo a este concepto de establecimiento y gastronomía fuertemente arraigado a la idiosincrasia sevillana. «Deseábamos dar vida a la típica taberna clásica de Sevilla que, aunque tuviera algunos toques 2.0, abogara por lo de siempre alejándose en muchos sentidos a lo que ofrecemos en La Casa del Tigre o Petit Comité», explica Plaza. En esta misma línea, el nombre del establecimiento homenajea a un conocido vecino de la zona: Pepe ‘El Pantera’ Domecq, un jerezano asentado en San Lorenzo que poseía un león como mascota.

El establecimiento se ubica en la calle Eslava haciendo esquina con la calle Alcoy. Foto cedida

El establecimiento se ubica en la calle Eslava haciendo esquina con la calle Alcoy. Foto cedida

Por su parte, El pantera de San Lorenzo ocupa un local pequeño, de unos 40 metros cuadrados donde la barra y las mesas altas son las protagonistas. Aunque la primera tiene algunas reminiscencias de la que preside el establecimiento de la calle Amparo al ser de mármol verde. A nivel decorativo, combinando lo clásico con ciertas notas originales, destacan cuadros que repasan las tascas sevillanas y algunos guiños al barrio de San Lorenzo.

El Pantera de San Lorenzo apuesta por el tapeo desenfadado y clásico. Foto cedida

El Pantera de San Lorenzo apuesta por el tapeo desenfadado y clásico. Foto cedida

A nivel gastronómico, como suele ocurrir en este tipo de establecimientos, Luis Plaza revela que la cerveza bien fría junto a una seleccionada carta de vinos ocupan un lugar preferente. También lo hacen las chacinas selectas, navajas, berberechos, ostras y mariscos. No falta tampoco un apartado dedicado a los montaditos, entre los que resalta los de higaditos en salsa y salchichas al vino. En cuanto a las tapas frías, El Pantera de San Lorenzo cuenta con ensaladilla de gambón, una versión propia del cóctel de mariscos, tartares de pescado o steak tartar, entre otros. Del apartado de guisos y platos calientes, Plaza destaca el arroz marinero y el solomillo al whisky  «de tanta demanda en la ciudad»

Más sobre El Pantera de San Lorenzo, aquí.

…Y además