Su especialidad horneada al estilo La Viña registra una alta demanda desde la apertura del establecimiento en 2019. También puede encargarse para recoger.

 

Más de una década antes de que experimentaran el boom actual, el chef de la Cochera del Abuelo, Bosco Benítez Ruiz del Pozo, ya coqueteaba con las tartas de queso horneadas. De hecho, el cocinero aprendió a elaborarlas siguiendo la fórmula del restaurante donostiarra La Viña durante sus años de experiencia en el País Vasco. Y con los años la perfeccionó y personalizó. «Con la apertura en 2019 de La Cochera la introdujimos como uno de nuestros postres y desde entonces su demanda se ha convertido en un no parar», explica el chef.

La tarta ha alcanzado tal popularidad que ya se la conoce como 'La tarta de queso de Bosco'. Foto cedida por el establecimiento

La tarta ha alcanzado tal popularidad que ya se la conoce como ‘La tarta de queso de Bosco’. Foto cedida por el establecimient

En la actualidad, las tartas de queso de La Cochera del Abuelo se pueden encargar para recoger, previo encargo con antelación de 24 horas. La unidad pesa aproximadamente un kilo y medio, cuenta con doce porciones y se cotiza a 27 euros. Según revela Benítez Ruiz del Pozo, el establecimiento recibe encargos constantes del que es su postre estrella y cuyo secreto se encuentra, en palabras de su creador «en su textura natillosa, casi líquida, por el centro y en su sabor suave y ligero, sin ser excesivamente dulce».

 

Más sobre la Cochera del Abuelo, aquí.