Con tan solo 17 años, Laura Robles Calero, nieta del propietario de los restaurantes Casa Robles, Juan Robles, lanza su propio libro en el que recopila el saber culinario de su familia orientado a principiantes.

De casta le viene al galgo. Cuando a la joven Laura Robles Calero le propusieron durante el pasado curso en su colegio San Francisco de Paula el realizar un proyecto de investigación personal sobre un ámbito que suscitara su interés, la joven no tuvo la menor duda. Pese a pertenecer a una de las familias vinculadas a la hostelería más conocidas de Sevilla, la nieta de Juan Robles, de la señera Casa Robles, no sabía cocinar. Al menos, no tal y como a ella le gustaría. Así que, ni corta ni perezosa, Laura se puso manos a la obra. Y para ello decidió recopilar en un libro parte de la sabiduría gastronómica tanto de su abuela Francisquita como de su madre, actual repostera de Casa Robles.

De ahí nació ‘La cocina no escrita de mi abuela’, una obra que la propia Laura explica que está orientada a adolescentes y jóvenes “que piensan que cocinar es una tarea difícil”. “Cualquier persona con ilusión, pasión y ganas por aprender podrá elaborar estas recetas fácilmente”, aclara Laura Robles quien durante numerosos fines de semana elaboró junto a su madre cada una de las sesenta recetas que componen el libro. “Hemos afinado mucho con las medidas y cantidades para que los platos salgan como tienen que salir”, puntualiza la autora. Las recetas compiladas por Laura Robles incluyen además una serie de trucos y sugerencias, los alérgenos del plato final, fotos realizadas por la misma joven, un listado de utensilios básicos y un glosario culinario con “las palabras que considero más importantes que debemos conocer”.

Laura Robles preparó junto a su madre cada una de las sesenta recetas que componen en libro. Foto cedida por la autora.

Laura Robles preparó junto a su madre cada una de las sesenta recetas que componen en libro. Foto cedida por la autora.

Entre todos los apartados del libro, la autora revela una especial devoción por el dedicado a los guisos y potajes, “que es lo que más hacen y de lo que más saben las abuelas” Aunque parte del saber culinario de Francisquita y, por tanto de Casa Robles, se encuentra entre las páginas de ‘La cocina no escrita de mi abuela’, Laura confiesa que los platos que aparecen en su libro “son más de andar por casa, no tanto como los del restaurante. Y también adaptados a principiantes”.

‘La cocina no escrita de mi abuela’ de Laura Robles puede adquirirse en cualquiera de los restaurantes de Casa Robles y en plataformas digitales como Amazon. Los beneficios de sus ventas se están destinando a Manos Unidas. Dada la aceptación de la obra, la joven no descarta lanzar una nueva edición o un segundo libro. Eso sí, sin que ello implique dejar de lado los estudios de Administración y Dirección de Empresas y Derecho que desea iniciar para incorporarse en un futuro a la empresa familiar.

La joven Laura Robles anima con su libro a los jóvenes a iniciarse en la cocina. Foto cedida por la autora.

La joven anima con su recopilación culinaria a que los más jóvenes se inicien en la cocina. Foto cedida por la autora.